Ante las noticias sobre el cierre de Nissan en Barcelona, ANFAC ha emitido un comunicado en el que no valora “las decisiones puramente empresariales y estratégicas de la compañía", pero el director general de la patronal de la automoción, José López-Tafall, sí ha querido resaltar que este cierre tiene que suponer “una ineludible y dolorosa llamada de atención” para todas las Administraciones Públicas al respecto de la situación de la industria de la automoción en España.

Éste tiene que ser el último cierre y una piedra de toque para trabajar duramente en que nuestras fábricas sean las más competitivas de Europa”, señala López-Tafall.

El director recalca que “tenemos que ser realmente conscientes de que la industria automovilística española es una joya que hay que proteger. La pandemia del coronavirus ha colocado a nuestras empresas en una situación especialmente difícil. No hay que olvidar que somos el único sector industrial que ha tenido cerrada prácticamente toda la cadena de valor durante más de mes y medio y ese impacto es innegable”.

Según las previsiones de ANFAC, se van a dejar de fabricar 700.000 vehículos durante 2020, lo que coloca la producción total en el entorno de los dos millones, una cifra que no se registra en nuestro país desde la época de la crisis. “Es indispensable movilizar ya, de manera muy urgente, recursos para contener esta situación”, añade el director general de la patronal.

La industria de la automoción necesita, según López-Tafall, “un compromiso-país y una estrategia a medio plazo, un proyecto estratégico, que, a corto plazo, implique medidas específicas de estímulo del mercado y mantenimiento de la industria rápidas e intensas que nos permitan superar la crisis”.

La propuesta de ANFAC, plasmada en el Plan AUTO 2020-40, ya plantea las bases de esta estrategia-país que permitirá mantener la alta competitividad de la industria española mientras enfrenta los retos de la nueva movilidad del futuro.

En palabras de su director general, “nuestro trabajo ahora es colaborar codo con codo con las administraciones para que esta transformación de la industria de la automoción impulse aún más el peso de la automoción en España, en su aportación al PIB, en el empleo y en la sociedad”.