Los abusos por parte de las aseguradoras afectan a nueve de cada diez talleres, según los resultados arrojados por la encuesta puesta en marcha por Cetraa, la Confederación Española de Talleres. Más de 500 talleres han participado dando su opinión sobre la actual relación entre el sector de la reparación y las compañías de seguros, apuntando a imposiciones injustas por parte de las segundas.

 

No en vano, el 94% de los encuestados afirma haber sufrido desvío de clientes - es decir, que la compañía ha invitado a su cliente a llevar su coche a un taller colaborador -, mientras el 88% ha sido obligado a trabajar por debajo del precio de mano de obra del taller.

La relación entre ambos colectivos se encuentra lastrada por una serie de injerencias por parte de las aseguradoras, a tenor de los resultados arrojados por la encuesta. Así, un 74% de los encuestados cree que su negocio puede verse en peligro a causa de estos abusos.

Por su parte, un 73% teme posibles represalias por parte de las aseguradoras por no aceptar las condiciones impuestas por el perito y/o la compañía. Se trata de una situación que va en detrimento del taller, que ve sus derechos mermados.

El redireccionamiento de clientes a talleres concertados es una de las prácticas más preocupantes. Consistente en informar erróneamente al cliente que sólo puede llevar el vehículo a talleres concertados con la aseguradora, esta práctica afecta tanto al taller, que pierde clientes y sus márgenes de beneficio se reducen, como al consumidor, que ve restringido su derecho a la libre elección de taller de reparación de su vehículo, independientemente de lo que diga su póliza.