Los fabricantes franceses Citroën y Peugeot, que habían cerrado sus puertas en Albacete, volverán a dar servicio en la ciudad manchega mediante un concesionario y un taller conjunto.

Las nuevas instalaciones estarán ubicadas en el antiguo Veguisa, en la carretera de Requena (Valencia).

Pese a que la empresa se mantenía cerrada al público desde hace tres meses, la actividad se mantuvo en la oficina con un reducidísimo número de personas, que trabajaban para su reapertura.

Actualmente, en las instalaciones, cuyo nuevo nombre se desconoce, se están realizando las obras de adecuación a la imagen de marca de Citroën y Peugeot.

En este sentido, se están incorporando a la nave una maquinaria adecuada para brindar un servicio especializado de ambas marcas a todos los clientes, con una zona de reparación para Peugeot y otra para Citroën.