Las sillitas de coche infantiles soportan el ajetreo diario de los más pequeños, que crecen a velocidades vertiginosas y obligan a los padres a renovar las sillitas para que estas se adapten a sus nuevas necesidades.

Con el paso de los años los padres se ven obligados a comprar distintos tipos de asientos en función del peso y altura de sus hijos, por lo que plataformas online de segunda mano como vibbo resultan la alternativa ideal para vender las sillas que ya no podemos usar y adquirir aquellas que se adapten mejor a nuestras necesidades y sigan la legalidad vigente.

Ya sea para llevarlos al colegio, para ir a ver a los abuelos o para salir de fin de semana, los más pequeños de la familia deben viajar siempre con el máximo nivel de seguridad dentro del coche.

Con el objetivo de poner a los padres al día de las nuevas normas y de los diferentes tipos de Sistemas de Retención Infantil (SIR) obligatorios, los portales de motor de Schibsted Spain, coches.net y vibbo han llevado a cabo un repaso tanto a las posibilidades que existen en el mercado como a los recientes cambios normativos producidos al respecto.

Durante toda la fase de crecimiento de un niño pueden ser necesarios hasta cuatro sistemas de retención infantil distintos, lo que deriva en un importante desembolso para los padres. Una forma ideal para reducirlo a medida que el niño se va haciendo mayor es adquirir sillitas de segunda mano.

Según un análisis realizado en vibbo, donde pueden encontrarse una gran variedad de sillitas infantiles, su precio medio de segunda mano es de 60,49 euros. Antes de decidirse por un modelo en concreto, no hay que pasar por alto que existen sillitas adaptables homologadas que combinan más de un grupo a la vez, lo que alarga claramente su vida útil.

Hay que tener en cuenta que la normativa española referente a la ubicación de los niños en los automóviles registró una serie de cambios hace algo más de medio año que impiden instalar sillitas en el asiento del copiloto. Por ello, desde el pasado 1 de octubre todos los menores cuya altura sea de 1,35 metros o menos están obligados a viajar en sus SIR en los asientos traseros.

Sin embargo, esta regla tiene algunas excepciones. En caso de que las plazas posteriores ya se encuentren ocupadas por otros menores cuya altura sea inferior o igual a 1,35 m se puede instalar la sillita en el asiento del copiloto.

También está permitido hacerlo si, debido a las condiciones del vehículo, no pueden montarse los sistemas infantiles de retención necesarios. Otra de las excepciones en las cuales los niños pueden viajar delante con sillita es en los coches biplaza.

Desde que un bebé sale del hospital ya se está obligado a utilizar un Sistema de Retención Infantil que, a medida que vaya creciendo, deberá ser sustituido o adaptado en función de su peso. Para tener clara esta evolución es conveniente conocer bien los diferentes grupos de SRI que existen.

El primer grupo es el denominado 0 y 0 , comúnmente conocido como sillitas de bebé o portabebés, dado que se utilizan desde el nacimiento del pequeño hasta que éste supera los 10 o los 13 kg de peso, respectivamente.

Esta sillita, cuya sujeción se realiza a través de un arnés de cinco puntos, debe instalarse en sentido contrario a la marcha, pues es la posición más segura para el niño. La cabeza nunca puede sobresalir del respaldo y, si esto está a punto de suceder, habrá llegado el momento de cambiarla.