Se ha publicado en el BOE la ley 16/2013, de 29 de octubre, por la que se establecen determinadas medidas en materia de fiscalidad medioambiental y se adoptan otras medidas tributarias y financieras. Esta nueva normativa afecta al gas HFC-134A, utilizado frecuentemente por los talleres en las cargas de aire acondicionado, por lo que, a partir de enero de 2014, este producto estará gravado con un nuevo impuesto medioambiental. Técnicos de Conepa, Federación Española de Empresarios Profesionales de Automoción están estudiando en profundidad lo que implica para los especialistas en el mantenimiento y reparación del citado gas y para el bolsillo de los usuarios.

"Desde Conepa hemos luchado mucho por evitar la aplicación de este nuevo impuesto en nuestro sector. Creemos que nuestros argumentos han sido incluso bien entendidos y valorados por la administración competente en materia de Medio Ambiente, pero nuestros puntos de vista no han convencido a Hacienda que insiste en que obedece a un requerimiento de Bruselas", explican. Dichas alegaciones de Conepa se basaban en los siguientes tres argumentos, que la Federación ya coentó el pasado mes de julio:

1. Un profundo rechazo al nuevo impuesto por afectar a la economía del sector, formado en su gran mayoría por pymes y micropymes (ya en exceso controlado y sometido a múltiples normativas). Asimismo, desde Conepa se considera que puede ser una nueva razón para el crecimiento de la economía sumergida.

2. No se encuentra en coherencia con lo publicado en la Ley 22/2011 de residuos y suelos contaminados, en la que se promueve la responsabilidad ampliada del productor del producto.

3. La inexistencia de emisiones de gases fluorados debido a las nuevas tecnologías y al hecho de que la carga del aire acondicionado la lleven a cabo operarios cualificados (Real Decreto 795/2010 de Gases Fluorados), que necesitan un certificado oficial para poder realizar dichas  operaciones. Por lo tanto unos de los objetivos del impuesto, que es la mejora ambiental, no se cumple y se convierte en una simple carga económica adicional.