El coche, después de la vivienda, es el segundo mayor desembolso que debe hacer una familia, y no solo su adquisición, sino también a su mantenimiento y uso.

Conscientes de esta realidad, el RACC ha elaborado un documento con recomendaciones para reducir al máximo los gastos relacionados con el automóvil, de los que nos centraremos en el mantenimiento.

 

Sin duda, un mantenimiento correcto del vehículo es imprescindible para garantizar la seguridad a bordo, pero también para reducir el consumo de carburante.

- Comprobar que la presión de los neumáticos sea la correcta
- Utilizar neumáticos ecológicos de baja resistencia al rodamiento
- Tener la batería del coche en condiciones para no generar un consumo extra de combustible
- Hacer las revisiones que indica el fabricante utilizando los consumibles, sobre todo de aceite, especificados por el fabricante (con buena calidad y viscosidad)
- Controlar y sustituir todos los filtros cuando toca (sobre todo los de aire)
- Controlar el consumo periódicamente, porque un incremento anómalo puede ser síntoma de una avería grave
- Tener el climatizador siempre en buen estado, hacer una limpieza del evaporador cada 2 años y mantener el condensador (junto con el radiador) limpio

El RACC también ofrece unos consejos respecto al seguro del automóvil, para elegir el más adecuado a nuestras necesidades.