Ante la operación retorno del verano, desde ‘Elige calidad, elige confianza’ (ECEC), iniciativa formada por algunas de las principales compañías de componentes de automoción, subrayan la importancia de llevar un adecuado mantenimiento de los vehículos y que éstos cuenten con componentes de calidad antes de iniciar desplazamientos de medio y largo recorrido.

Según la iniciativa, son muchos los mensajes de concienciación acerca de mantener una actitud responsable al volante como factor determinante para mantener la seguridad en las carreteras, sobre todo en periodos vacacionales en los que aumenta el número de desplazamientos. En este sentido, ECEC suscribe la importancia de este factor, pero señala también como determinante que los vehículos que circulan por las carreteras hayan pasado las correspondientes revisiones y hayan sido objeto de un mantenimiento adecuado.

En esta línea, portavoces de ECEC destacan que tanto una actitud responsable en la conducción como el buen estado de los vehículos es el principal binomio a favor de la seguridad. Así, la calidad de los componentes que forman el vehículo marca la diferencia y es esencial para contribuir a garantizar esa seguridad en la carretera.

Dicha calidad viene dada por una serie de valores añadidos que las compañías fabricantes de componentes de automoción incluyen en el proceso de diseño y fabricación de los componentes. Desde una importante inversión en investigación, desarrollo e innovación orientados a mejorar la prestación y respuesta de los vehículos, hasta cumplir con los máximos estándares de calidad.

Para que un componente contribuya a aumentar la seguridad y la vida útil de los vehículos, lo básico es garantizar que el producto cumple con todas las normativas y la legislación establecidas. “Ese es, digamos, el mínimo”, señalan desde la iniciativa, y continúan: “A partir de ahí, los fabricantes que se marcan la calidad como principal objetivo se van, digamos, elevando a sí mismos esos mínimos, exigiéndose estándares cada vez más elevados y rigurosos, persiguiendo siempre la meta de minimizar riesgos en cuanto a seguridad, así como el desgaste prematuro de los vehículos”.

Para terminar, ECEC destaca que conseguir este objetivo solo es posible de la mano de inversión en I+D+i, del establecimiento de elevados estándares de calidad tanto en los procesos de fabricación, como en la selección de proveedores, de materias primas, en el seguimiento y control de la calidad... “En definitiva, en añadir valor al producto, más allá de lograr un producto meramente correcto”.