El grupo de distribución internacional ADI, al que pertenece AD Parts, celebró su XXV Convención en Brabanthal, un centro de congresos cerca de Lovaina (Bélgica). Además de las múltiples reuniones entre socios y proveedores, el evento permitió otorgar reconocimientos a Robert Hanser (Bosch) como Profesional Aftermarket del Año y a Mann Hummel como Proveedor del Año.

Durante la misma, Olivier Roux, presidente de ADI, dio la bienvenida a los 170 profesionales del mercado de recambios internacional a la XXV edición de la convención, señalando que el último año "ha supuesto un reto para todos nosotros, como ya verán, ha sido un período de progreso adicional para AD International y muchos de nuestros socios proveedores se han beneficiado de un impulso positivo".
Roux recordó la entrada en ADI del nuevo socio británico IFA, la adhesión directa de AD Túnez -socio de ADI hasta ahora a través de AD Francia-, la transformación de AD Italia tras su unión al grupo GIADI, la incorporación de nuevos socios (AD Rusia ha incorporado a Berg y AD Carat a Hengstenberg) y el desarrollo de AD Asia Central, más allá de Kazajistán, especialmente en Azerbaiyán.
El máximo responsable de ADI explicó que el grupo ha aumentado su cifra de negocio un 4,5% en 2012. "El crecimiento se ha conseguido gracias a la expansión de nuestra red y al rendimiento estelar de nuestros socios europeos del este y turcos. Me gustaría aprovechar esta oportunidad para mencionar el impresionante rendimiento de Rusia, Ucrania, Turquía y Rumanía". Roux también se refirió a España y Francia "que merecen un crédito por mantener sus compras, superando así significativamente los declives subyacentes a sus respectivos mercados".
Del mismo modo, Roux destacó la expansión de Eure!Car, el programa de formación y asistencia técnica de ADI, que ya recibe el apoyo de 16 proveedores y que está ampliando progresivamente su cobertura geográfica, "ya que requiere una dedicación importante por parte de aquellos socios que deciden introducirlo en su país".
Como colofón a la jornada, los participantes visitaron el Gran Beguinage de Lovaina, un lugar histórico declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, y asistieron a un concierto de música clásica en la iglesia de este recinto.