La Federación de Empresarios del Metal (Fedeme) celebró el pasado 28 de abril, por vía telemática, su Asamblea General Anual en la que se presentaron los resultados alcanzados durante el ejercicio 2020. La entidad ha obtenido números positivos por noveno año consecutivo, al tiempo que ha mantenido la confianza de sus socios, con un total de 82 nuevas incorporaciones.

Durante su intervención, el presidente de Fedeme, Francisco Javier Moreno Muruve, demandó a la clase política “certidumbre y estabilidad”. En sus palabras, “está en juego la credibilidad de nuestro país. Es el momento de brindar a nuestros empresarios el respaldo que necesitan, a través de una menor presión fiscal, garantizando, por ejemplo, nuevas prórrogas de los ERTEs y los créditos ICO, un reparto justo de las distintas líneas de ayudas públicas aprobadas, así como la llegada eficaz de los fondos europeos a las empresas”. En este sentido, Moreno valoró de forma muy positiva la bajada de impuestos anunciada por la Junta de Andalucía.

Asimismo, el presidente argumentó que el futuro va a ser de los empresarios y de sus trabajadores. “Seremos la avanzadilla para que la economía vuelva, al menos, a los niveles que teníamos antes. Seremos los empresarios los que tengamos que tirar del carro. Empresas medianas y pequeñas, microempresas y autónomos, somos el músculo del país donde la sociedad se tendrá que mirar y respetar para ser capaces de poner a España en el lugar que le corresponde”.

Igualmente, Moreno Muruve hizo hincapié en la renovación del proyecto formativo en la que trabaja Fedeme, con el objetivo de dar respuesta a la demanda de profesionales cualificados que exige el sector. “No es comprensible cómo, en un contexto de crisis como el actual y con unas tasas de paro como las que se registran, sigan existiendo carencias formativas en áreas profesionales tan demandadas por nuestras empresas”, añadió.

Finalmente, el presidente de la patronal dedicó un recuerdo a todas las víctimas de la pandemia y sus familiares, al tiempo que expresó su deseo de que el proceso de vacunación se acelere y se consiga inmunizar al mayor porcentaje de población posible. “Nuestros empresarios necesitan recuperar la normalidad. No esta nueva normalidad, sino la que todos conocemos y anhelamos, para demostrar que somos el músculo de nuestra economía y seguir tirando del carro”.