Durante su exposición en las últimas Jornadas de ITV, el presidente del Comité Internacional de Inspección Técnica de Vehículos (CITA, por sus siglas en francés), Gerhard Müller, dio a conocer las conclusiones del Estudio CITA SET II que trabaja sobre el desarrollo de nuevos métodos para la inspección de emisiones NOx. Si bien la combinación de información del OBD y pruebas de emisiones reales son necesarias para una evaluación adecuada, se requieren más pruebas para dar confianza en los resultados obtenidos.

“Tenemos que cooperar no sólo con la UE, sino también con el Banco Mundial, la OMS y la Comisión Económica de las Naciones Unidas para Europa (CEPE). Especialmente en los países de ingresos altos y medios, las nuevas tecnologías y la conducción automatizada pueden hacer que el tráfico por carretera sea más seguro y sostenible en el futuro, pero también surgirán nuevos desafíos. Los miembros de CITA deben desarrollar procedimientos de prueba adoptados, incluida la evaluación de datos del vehículo, para que los individuos y la sociedad en general no se vean amenazados por los avances del vehículo sin conductor”, ha asegurado en una entrevista con Aeca-ITV.

Respecto a la imparcialidad de las empresas de ITV, el presidente indica que “la inspección imparcial del vehículo es, más que nunca, la forma esencial de garantizar el mantenimiento de toda la vida del vehículo y garantizar la capacidad de circulación. Por lo tanto, CITA aboga en todo el mundo por los más altos estándares de sistemas imparciales de inspección de vehículos, incluida la autorización de empresas e inspectores”.

En España, el sistema proporciona la mejor condición previa para la imparcialidad, según Müller, “con una estricta separación de la inspección del vehículo, por un lado, y la reparación y mantenimiento del vehículo, por otro”. Durante las XXVIII Jornadas de ITV, para el responsable fue importante “ver la discusión comprometida sobre el futuro de la inspección de vehículos en España con la clara intención de darle forma, sin importar si se trata de emisiones, de la medición de NOx o seguridad vial o, por ejemplo, la inspección de los sistemas de asistencia a la conducción”.

En su opinión, el sistema ITV en España es uno de los más avanzados del mundo. “Sólo realizando ITVs en centros de inspección se puede trabajar de una manera muy profesional y efectiva, y se puede ofrecer un alcance integral de inspecciones, como las de seguridad y emisión para todo tipo de vehículos de dos ruedas”.

Entre los principales problemas que tenemos en España destaca el alto índice de absentismo, destacan desde Aeca-ITV. Por eso, en las Jornadas de Zaragoza se valoró la necesidad de hablar con la patronal de las entidades aseguradoras (Unespa) para que, de acuerdo con la Dirección General de Tráfico, puedan alcanzarse fórmulas que dificulten, e incluso prohíban, la renovación y emisión de pólizas de seguros a aquellos vehículos que no tienen la ITV al día. “Todas las acciones que ayuden a detectar vehículos que no tengan la ITV pasada tienen un impacto muy positivo en la seguridad vial”, afirma Müller

También en las Jornadas Nacionales, el presidente de CITA habló de cómo reducir las emisiones. “El estudio CITA SET II proporciona información útil para la implementación de la medición de NOx durante las inspecciones técnicas periódicas (PTI) y ha demostrado que, en general, sí es posible. Los mejores resultados para detectar el mal funcionamiento del sistema de postratamiento de los automóviles diésel son el ensayo en banco de potencia o el de carga estática. Una solución podría ser definir un valor de referencia de NOx para inspecciones posteriores ya durante la homologación del vehículo. Con respecto a las partículas, algunos países europeos introducirán un procedimiento de medición de PN (número de partículas), muy simple y efectivo en los próximos dos años, que ofrece una evaluación mucho mejor de los vehículos modernos con trampa de partículas”.