Ya están a pleno rendimiento la totalidad de las entidades que prestan el servicio de ITV en España, que deberán ponerse al día en relación a los cinco millones de vehículos pendientes de pasar su inspección técnica reglamentaria y que no han podido hacerlo por el estado de alarma. Aeca-ITV cuenta con 79 entidades asociadas, que gestionan 392 centros de ITV, con 1.000 líneas de inspección.

“Después de este tiempo tan trágico y duro que hemos vivido, debemos rescatar y poner de nuevo la seguridad vial en nuestras agendas. Un reto que nos corresponde a todos, a las administraciones, pero también a los ciudadanos”, afirma el director gerente de Aeca-ITV, Guillermo Magaz. “La respuesta de los ciudadanos ha sido ejemplar durante el confinamiento y también ahora en este proceso de desescalada, y suman a sus prioridades tener su vehículo en las mejores condiciones y con su ITV favorable correspondiente”.

Por su parte, el director general de Fesvial, Javier Llamazares, destaca la labor fundamental que desarrollan las ITVs en la cadena de la seguridad vial. “No debemos quedarnos en la apariencia de ser un impuesto más. Es la certificación y garantía real de que nuestro vehículo cumple con todas las medidas necesarias para no poner en riesgo al resto de usuarios con los que compartimos la vía a diario. Y, por supuesto, por nosotros mismos y nuestros acompañantes”. Llamazares insiste en la necesidad de ser conscientes de esa doble obligación legal y moral “que tenemos que cumplir”. Y demandar que el resto de usuarios también lo hagan. “Un defecto, un fallo, una desatención en el mantenimiento de nuestros vehículos, puede acabar en un siniestro de consecuencias irreparables”.

El último estudio presentado por el Instituto de Seguridad de los Vehículos Automóviles “Duque de Santomauro” (ISVA) de la Universidad Carlos III de Madrid “Contribución de la Inspección Técnica de Vehículos a la Seguridad Vial y a la protección de la salud de los ciudadanos y del medio ambiente”, demostró que las ITV salvan al año 539 víctimas mortales, cerca de 12.000 heridos de distinta consideración y al menos evitan 17.700 accidentes de tráfico. Si el total de los vehículos que no acuden a las inspecciones obligatorias lo hubieran hecho, podrían haberse evitado al menos 8.800 accidentes, más de 7.000 heridos y 81 muertes adicionales. En términos económicos, el estudio cifra en unos 815 millones de euros anuales el beneficio social de la ITV, que podrían ser 290 millones más si se eliminase el absentismo.

Los responsables de Aeca-ITV y de Fesvial ponen el foco de atención en los datos de absentismo, en ese 20% que no pasa la ITV. “Mientras haya un solo muerto en accidente de tráfico no podemos bajar la guardia. El objetivo es llegar al objetivo que es cero muertes en carreteras”. Y aunque 2019 registró la cifra más baja de fallecidos (1.098), la cifra sigue pesando mucho.

Javier Llamazares aplaude el trabajo de las estaciones de ITV, que se adaptan continuamente, mediante la actualización de sus manuales de procedimiento, a las nuevas tecnologías, motorizaciones, energías de propulsión, limitación de emisiones perjudiciales para la salud, sistemas de ayudas a la conducción, dispositivos de seguridad activa, pasiva, preventiva, etc. que incorporan los modelos más recientes. “Pero también siguen evaluando eficazmente el estado de un parque automovilístico cada vez más envejecido, con una edad media que supera los doce años. Aquí el esfuerzo de concienciación con el ciudadano es mayor si cabe, por seguridad vial y por salud medioambiental”, subrayan desde Fesvial.

ITV

Las estaciones de ITV españolas llevaron a cabo la inspección de 20.714.602 vehículos durante 2018. Del total de vehículos inspeccionados, el 20,9% (4.331.123) no superó a la primera la inspección obligatoria.

En ese incremento respecto al año anterior ha tenido notable importancia la normativa que regula en España la inspección técnica de vehículos y que entró en vigor en mayo de 2018 (Real Decreto 920/2017). El control de emisiones en vehículos ligeros y pesados por medio de la lectura de los registros en las centralitas del motor ha conseguido detectar unos 180.000 vehículos más con emisiones no acordes a la normativa aplicable.

Esta tasa de rechazo obedece a que durante las inspecciones se detectaron hasta un total de 27.225.429 defectos, de los cuales 8.385.076 eran graves (aquellos que automáticamente imposibilitan que un vehículo pueda superar la inspección técnica). Así, el promedio de errores graves detectados por vehículo rechazado es de 2,5 defectos por vehículo, ya que en muchos de ellos se detectaron más de un defecto grave.

Guillermo Magaz recuerda la importancia de tener el coche a punto tras casi tres meses de parón. “Tener un automóvil parado mucho tiempo puede afectar a elementos como los neumáticos o la batería, sin olvidar otros elementos que pasan muchas veces desapercibidos como las escobillas de los limpiaparabrisas, que son cruciales para la seguridad vial”. Una idea compartida por Fesvial, cuyo director general recuerda que “todavía debemos asistir a una importante evolución en materia de seguridad vial para atender los retos que plantea un nuevo modelo de movilidad, la revolución tecnológica que experimentan los vehículos y la necesidad de mejorar la calidad del aire”.