La larga crisis global provocó una enorme competencia en los precios del seguro del automóvil. Ahora, la incipiente reactivación de la economía española ya se ha traducido en un repunte de las ventas de automóviles, lo que augura un incremento de la siniestralidad y, por tanto, de la póliza.

De hecho, entre enero y febrero, la prima media ya se encareció un 6% y alcanzó los 808,7 euros, según la comparativa mensual del portal de ahorro Kelisto.es, que analiza las tarifas de más de 20 compañías aseguradoras del país.

El mayor incremento se produjo en las coberturas a todo riego, con una subida media del 8,6%, hasta 1.531,4 euros, seguida de la póliza a terceros ampliada (un 42% más, a 479 euros). Por su parte, la prima media del seguros a terceros sigue cayendo (un 0,2%, a 415,9 euros), pero a menor ritmo.

A pesar de ese incremento mensual, en términos interanuales el seguro del coche todavía se está abaratando, de forma que las primas actuales están de media un 7,3% por debajo de las que había en el mismo periodo de 2013.

Las menores ventas de automóviles y el menor uso del coche propiciados por la recesión económica conllevaron una menor siniestralidad y, por tanto, un menor volumen de indemnizaciones por parte de las compañías de seguros. El año pasado fue, en este sentido, el décimo ejercicio consecutivo con menos muertos en las carreteras españolas.

Ese menor coste permitió a las aseguradoras llevar a cabo una guerra comercial consistente en rebajar precios para 'robar' clientes a otras compañías o mantener los suyos.

No en vano, los conductores, ante las dificultades económicas y la mayor antigüedad de sus vehículos, han optado en estos años por usar menor el coche o reducir coberturas, de forma que el precio ha sido clave.