El Consejo de Administración de Apcas se reunió recientemente para analizar la situación de la sociedad, las tendencias del mercado y la evolución del desarrollo del programa, además de la necesidad y definición de un estándar de comunicación entre las entidades aseguradoras y los peritos de seguros.

 

Los cambios acaecidos con relación a las entidades aseguradoras, en las estructuras periciales y con relación a las tecnologías, han configurado un entorno muy poco homogéneo, en el que conviven todo tipo de estructuras y organizaciones que están trabajando por encontrar la mejor solución a sus problemas en una coyuntura económica complicada.

La realidad es que tienen numerosos desarrollos informáticos propios y existe una disparidad de sistemas de tramitación entre operadores que chocan entre si ante la imposibilidad de comunicarse entre ellos ya sean de gabinetes, aseguradoras o de cualquier otro agente del mercado asegurador.

En este entorno los prestadores de servicios periciales se enfrentan a costosos desarrollos, que solucionan parcialmente el problema. Pueden evolucionar en sus comunicaciones internas, pero los sistemas de tramitación de los operadores presentan distintos grados de desarrollo, lo que significa que:

- Se pueden implantar protocolos que permitirán ahorrar costes a todos
- Hay posibilidades de mejora que beneficiarán a todos
- La innovación generará mejoras en la eficiencia

Por otra parte, nos encontramos con plataformas desarrolladas por entidades aseguradoras, que ofrecen soluciones tecnológicas a sus proveedores de servicio y les permiten recibir los datos de estos en los niveles de calidad que ellos precisan, siempre dentro de su plataforma. Pero salvo excepciones ciertamente minoritarias en el mercado los prestadores de servicios periciales trabajan para diversos demandantes de servicios.

El resultado es que deben cambiar continuamente su forma de trabajo, como usuarios de varios sistemas distintos de comunicación y de gestión para resolver un mismo tipo de siniestro, porque los sistemas informáticos de los demandantes de servicio (entidades aseguradoras fundamentalmente) y las herramientas de los proveedores de servicios periciales no se comunican entre sí.

Sin embargo no es un problema tecnológico, pues hay soluciones. Se trata de encontrarlas para sincronizar las labores periciales.