Entre las 20:00 horas y la medianoche de la jornada del pasado 26 de agosto, el RACE duplicó las asistencias realizadas en Madrid respecto a un lunes normal de un mes de agosto, según el Barómetro de Averías que realiza el Real Automóvil Club de España de forma periódica. El motivo fueron las intensas lluvias que sufrió la zona central de la Península y que afectaron a los vehículos tanto aparcados como a los que se vieron sorprendidos en marcha.

En total, el número de asistencias prestadas por el RACE durante esas cuatro horas en Madrid ascendió a 87, muy por encima de las 40 habituales que se realizan en esa franja horaria en la capital de España. A raíz de este problema, el Real Automóvil Club de España activó un operativo especial durante las horas más conflictivas, desde las 18:00 horas del lunes y hasta bien entrada la madrugada.

En el acumulado del año, las asistencias se han incrementado un 12% respecto a 2018, y a los 90 millones de desplazamientos por las vacaciones de verano.