Lorenzo Vidal Peña, presidente de Ganvam, cree que los nuevos escenarios que van creando tanto la movilidad como la digitalización, suponen un reto para la posventa. Así lo explica en una entrevista de Esther de Aragón en el portal Movilidadelectrica.com. Sin embargo, los vehículos eléctricos, con un porcentaje del 0,7% de las matriculaciones, todavía no suponen una opción real para los ciudadanos, según el responsable, sobre todo, por la falta de infraestructuras y su alto precio.

El presidente de la patronal afirma que hace falta un plan de achatarramiento que incentive la renovación del parque. “No se puede pretender que alguien que tenía un coche de 14 años se compre un eléctrico porque es otro sistema, otra cultura. Hay que hacer una transición a través de programas que quiten de la circulación los coches más antiguos y, poco a poco, ir evolucionando hacia el eléctrico”.

Pero la llegada de este tipo de vehículos también supondrá un “cambio de chip” para la posventa, así como “la necesidad de adaptarse al cambio porque estos coches no van a tener el consumo de componentes de uno tradicional”. De acuerdo a Lorenzo Vidal Peña, “debe reciclarse e invertir en la tecnología y en la formación de personal para poder hacer la diagnosis y la reparación de estos motores eléctricos”. En este sentido, el presidente indica que “la posventa va a seguir siendo imprescindible”, sin perder la perspectiva de que “el 95% de los coches no son eléctricos...”.

Asociaciones como Ganvam tienen que ser “el apoyo y el socio digital que le haga fácil esta transición a estos negocios”, asegura el responsable a Movilidadelectrica.com. “Quien no se adapte desaparecerá por selección natural. Hay que tener en cuenta que este sector, que no ha sufrido prácticamente cambios en los últimos cien años, de repente se ha visto envuelto en una vorágine, en una revolución, que lo han transformado por completo y ese es el desafío: amoldarse para no quedarse atrás”.

La entrevista completa se puede leer pinchando AQUÍ.