¿Un vehículo antiguo es más peligroso que uno nuevo? En relación con la siniestralidad, y según la antigüedad del vehículo ¿existen diferencias en cuanto al uso, la climatología, el tipo de colisión o el tipo de vía? RACE, en colaboración con Bosch, ha analizado el riesgo de mortalidad basado en la edad del parque de turismos, a través del estudio de la accidentalidad de los últimos años en España. El informe también examina los planes de incentivos a la renovación del parque, la protección de los ocupantes en los últimos 20 años, la evolución del equipamiento de los vehículos, las pruebas EuroNCAP o el estudio de la reducción de la siniestralidad y de la mortalidad equipando distintos sistemas de seguridad activa y pasiva.

La reducción de las matriculaciones de turismos ha provocado el envejecimiento del parque, pasando de casi 1.7 millones (años 2004 a 2007) a poco más de 800.000 las unidades vendidas en 2011. Con este dato, la antigüedad media del parque en España en 2012 era de 10,3 años. En cuanto al número de vehículos en circulación, en 2011 uno de cada cinco turismos tenía más de 15 años, y casi la mitad tenía más de 10 años, pese a los planes de incentivación iniciados en 1994.
Por otro lado, entre 2009 y 2011 se ha producido un aumento en el peso de los accidentes de los vehículos con más de 10 años en los siniestros con víctimas, y también un aumento en el porcentaje de vehículos con más de 15 años en el conjunto de accidentes con víctimas. No sólo aumenta el número de colisiones, sino también el peso sobre el total de siniestros respecto al total.
Analizando los datos de fallecidos por siniestros de tráfico en 2011 en España, según el tipo de vía y la edad del vehículo, los turismos con una antigüedad de entre 15 y 25 años son los que presentan un mayor riesgo de mortalidad en caso de accidente. Por el contrario, los vehículos más nuevos (entre 0 y 4 años) son los que ofrecen una mayor probabilidad de sobrevivir en caso de colisión.
Y por climatología, los turismos entre 15 y 25 años son los más lesivos en caso de siniestro con buen tiempo o con llovizna, principales causas atmosféricas de accidentalidad. En el caso de la llovizna, el riesgo de fallecer en un impacto se multiplica por tres en un vehículo con más de 15 años respecto a un vehículo nuevo.
También los turismos con más años son los que presentan un ratio de fallecidos por accidente con víctimas, muy superior al resto, en todos y cada uno de los principales tipos de siniestros. En las colisiones fronto-laterales, el riesgo de fallecer es cuatro veces más alto en un vehículo de entre 15 y 25 años que en uno nuevo. Y si tenemos en cuenta los datos de accidentes con víctimas entre 2010 y 2011, los turismos entre 15 y 25 años son los únicos que aumentan en siniestralidad en los cuatro tipos de impacto.
La reunión también ha analizado cómo los sistemas de seguridad intervienen en la reducción de los siniestros o en la gravedad de las lesiones. Por ejemplo, un vehículo con ABS reduce un 6% el riesgo de colisión, por lo que aplicando estos cálculos en España, se podrían reducir 3.962 accidentes con víctimas y en 59 la cifra de muertos. En el caso del ESP, reduce un 22,1% los accidentes por salida de la vía y un 32% los siniestros en condiciones climatológicas adversas. Ello implicaría evitar 1.400 accidentes con víctimas por climatología adversa (PRA) si todos los vehículos equiparan ESP.
Por su parte, si todos los pasajeros de turismo llevaran puesto siempre el cinturón de seguridad en sus desplazamientos, se podrían salvar la vida de 115 persona. En el caso de los sistemas de retención infantiles, con el uso correcto de los SRI se podría evitar la muerte de 14 niños, y lesiones a otros 3.844 menores.
En la actualidad, los usuarios pueden encontrar diferentes sistemas de asistencia al conductor que facilitan la conducción, reducen los consumos, y mejoran la seguridad. Sistemas como el mantenimiento del vehículo en el carril, podrían reducir los accidentes por salida de vía hasta un 25%; el detector de fatiga ayudaría a reducir los 112 muertos por cansancio al volante en 2011, siempre que el conductor actúe de forma responsable ante el aviso de conducción prolongada, parando a descansar.
En este sentido, desde RACE y Bosch han enfatizado en la necesidad de mantener las ayudas a la renovación del parque, ya que se ha demostrado la relación que existe entre la reducción del riesgo de lesiones y la matriculación de vehículos nuevos, a la vez que se mejora la eficiencia energética y se reducen de las emisiones.