Con motivo de la celebración del Día mundial de la Salud y Seguridad en el Trabajo, que se celebra cada año el 28 de abril, TÜV Rheinland advierte de la importancia de realizar un correcto mantenimiento de los vehículos, en especial de los vehículos pesados, por ser los que más tiempo pasan circulando en carretera.

La ITV desempeña un papel crucial a la hora de verificar el buen estado del vehículo. En el último mes, más de un millón de vehículos no realizaron esta revisión y sólo tres de cada cuatro coches lograron superarla a la primera en 2020.

En cuanto a los vehículos que no superan la inspección, el porcentaje varía en función de la categoría, siendo de más del 30% en camiones, seguidos por los autobuses (26,9%), furgonetas (25,2%) y remolques (14,2%), según datos facilitados por Aeca-ITV. Entre los defectos más comunes se encuentran los relacionados con alumbrado y señalización (36,18%), que pueden llegar a provocar accidentes al impedir que el resto de vehículos puedan prever la reacción o perder visibilidad, por un reglaje inadecuado, o deslumbrar a otros conductores.

Los neumáticos en mal estado también presentan un elevado porcentaje de defectos, ascendiendo al 33,72%. Perder el dibujo del neumático o producir averías en la dirección del vehículo son algunas de las consecuencias de estos defectos que podrían poner en riesgo la seguridad del conductor y la del resto de vehículos que se encuentran en circulación. En vehículos pesados, son de especial relevancia defectos asociados al freno de servicio (19,02%) y al sistema de suspensión (17,30%) de los vehículos de esta categoría que no superan las pruebas de eficacia de frenado y banco de suspensión, respectivamente, que se realizan durante la inspección.

De acuerdo al último estudio realizado por el Instituto de Seguridad Vial de los Vehículos Automóviles Duque de Santomauro (ISVA) sobre la contribución de la ITV a la Seguridad Vial, las estaciones de ITV consiguieron evitar más de 500 víctimas mortales en carretera, cerca de 12.000 heridos de distinta consideración y, al menos, 17.700 accidentes de tráfico en un año. Además, apunta que si el 20% de los vehículos que no acudieron a las inspecciones obligatorias lo hubieran hecho, se podrían haber evitado 8.800 accidentes, cerca de 7.200 heridos y 161 muertes adicionales.

Para TÜV Rheinland, los defectos leves detectados en la ITV también juegan un papel crucial en la seguridad en la carretera. Repararlos a tiempo, una vez han sido detectados en la revisión, puede prevenir que puedan convertirse en grave y comprometer la seguridad de todos. En ese sentido, en las 38 estaciones de ITV que la compañía dispone en España, todas ellas adaptadas al protocolo Covid-19, se encagan de explicar al usuario, en cada revisión, los defectos detectados en la inspección y cómo pueden afectar a su seguridad y a la de las personas alrededor. También inciden en los puntos de inspección susceptibles de convertirse en efectos leves o graves.