Fabricantes, distribuidores, talleres y diferentes actores de la automoción pudieron comprobar cuáles son las principales inquietudes y el impacto que el coronavirus está causando en el sector del neumático y cómo va a evolucionar el mercado de reposición de neumáticos en España.

Óscar Bas, secretario ejecutivo de Adine y coordinador del coloquio online, inició su intervención haciendo hincapié en que, cuando ya se han cumplido dos meses del decreto de estado de alarma, es fundamental reactivar la economía y la actividad del sector neumático. “Aunque el sector del neumático es un sector fuerte y unido, se ha visto también golpeado por esta pandemia, como todos los sectores a nivel mundial”. Adine ha estado en contacto en todo momento con todas las instituciones del Estado para estar informados en todo momento de la normativa que se ha ido aprobando.

El coloquio se inició con Andrés Zamora, CEO en Andrés Zamora e Hijos, quien explicó cómo la empresa ha seguido trabajando durante todo este tiempo. “Hubo dos semanas muy difíciles por la falta de información e incertidumbre. Los trabajadores tenían miedo de salir de sus casas. Creo que el empresario tiene que ser consciente del aspecto emocional de los trabajadores, que va a ser un pilar básico de las empresas; ya lo era antes, pero ahora toma una importancia vital para continuar hacia delante”.

También hizo referencia Andrés Zamora a los protocolos de higiene y seguridad implantados en la empresa. “Al principio estuvimos muy pendientes de los medios de comunicación porque había una situación de incertidumbre, seguimos las directrices de Sanidad y aplicamos el sentido común, con la introducción de mascarillas, gel desinfectante, guantes,... Además, la UME (Unidad Militar de Emergencias) desinfectó todas nuestras instalaciones. Ahora tenemos mucha información y ya sabemos todas las pautas que tenemos que seguir tanto para trabajadores como para clientes”.

En opinión del CEO en Andrés Zamora e Hijos, ahora es el momento de estar muy cerca del cliente. “Hay que apostar por la solidez de la empresa, fomentar la unión entre trabajadores y empresarios, apostar por la profesionalidad y vivir cada día de forma muy intensa”.

Cadena de mantenimiento y reparación

Por su parte, Norauto España decidió 'motu proprio' cerrar las puertas de sus centros el 16 de marzo y retomar la actividad desde el 11 de mayo. Según explicó Francisco Arjona, Market Manager Neumáticos y Llantas de la cadena, “en esta vuelta a la normalidad nos hemos movido sobre cuatro criterios: la salud de los colaboradores, la salud de la propia empresa, compromiso social (duplicamos nuestros servicios de easy battery y lo hicimos de forma gratuita para personal sanitario y Fuerzas y Cuerpos de Seguridad) y, por último, prepararnos para lo que viene, con grandes cambios en los aspectos de consumo del cliente”.

En este sentido, Arjona indicó que era fundamental preparar protocolos para la vuelta a la actividad. “Cada uno de los colaboradores se han formado y cuentan con los EPIs fundamentales. Contamos con el visto bueno de Industria para abrir nuestros talleres. Estamos realmente contentos por volver a la actividad, es cierto que no es la misma que antes, pero estamos por encima de nuestras expectativas”.

Desde Norauto piensan que la actividad del taller se irá incrementando poco a poco, aunque dista mucho de la normalidad, que se recuperará después del verano. Hay factores que ayudarán a la recuperación: menor uso del carsharing, mayor uso del coche particular en detrimento del transporte público,... También subrayó Francisco Arjona el crecimiento de la cadena en venta online. “Se está produciendo un cambio de paradigma en los hábitos de consumo del cliente en nuestro sector no sólo en el aumento de la venta online, sino también en la venta a distancia a través de call center (telefónica y asistida). Este cambio va a hacer que la visita a los talleres sea programada”.

Gran distribución

Eduardo Salazar, director general de Grupo Andrés, señaló que, como muchas empresas, “hemos tenido que aplicar un ERTE parcial para mantener la empresa viva, además de planificar cambios organizativos, logísticos y de protocolo para ir incorporando poco a poco a todos los empleados, algo que ya estamos haciendo. Hemos tenido que aplicar cambios importantes en la logística para no dejar de servir a los talleres por ser un servicio esencial; sin embargo, al estar el gran público confinado en sus casas, la mayoría de los talleres decidió cerrar porque económicamente no lo podían soportar”.

Durante la primera semana de inicio de la actividad, la compañía se ha encontrado con una caída de negocio brutal hasta del 80%. “Hemos tenido que adaptarnos para mantener la empresa activa y viva. En el comienzo aplicamos todos los cambios para seguir abasteciendo después de preocuparnos por el tema administrativo y laboral para que los ERTEs por fuerza mayor tuviesen toda la cobertura para nuestros empleados por parte del SEPE. Ahora estamos preparando elementos nuevos para los talleres, con el fin de que la gran distribución ayude a estos negocios, siendo el eslabón fundamental entre taller y fabricante para volver a ser tan fuertes como antes”.

Respecto a la decisión de ampliar los ERTEs hasta el próximo 30 de junio, Eduardo Salazar declaraba que “estábamos pendientes de una medida de este estilo. Ha sido tranquilizador pero no es suficiente, se queda corto, porque no sabemos qué parte del negocio se habrá recuperado en esa fecha. Por lo menos, se confirma que podamos extraer personas del ERTE a medida que vayamos evolucionando”.

En cuanto a los consumidores, la población va a sufrir un gran impacto económico, por lo que el tema del precio será fundamental, pero también la aparición de otros fenómenos sociales que cambiarán la manera de comprar del consumidor. “En estas crisis se aceleran las tendencias y se transforma el mercado. Nadie pensaba hace cuatro meses que estuviésemos tan conectados, esto es un cambio importantísimo que tiene a acelerarse”, concluía el director general de Grupo Andrés, quien trasladó un mensaje positivo. “Hay oportunidades. Hay presente y hay futuro, pero hay que tener seguridad para volver y seguridad para volar”.

Visión del fabricante de neumáticos

Marcos Fernández, director general Sur de Europa de Cooper Tire, puso sobre la mesa el punto de vista de los fabricantes de neumáticos, afectados por la situación provocada por el Covid-19 como cualquier otra empresa. “Desde el 16 de marzo empezó a haber fabricantes que pararon sus fábricas a nivel mundial de una forma parcial e incluso total. Las únicas que permanecieron abiertas porque pudieron reemprender su actividad fueron las de China. Aquí estamos todos bajo una incertidumbre que cuesta ver la luz a final del túnel, los últimos dos meses han sido de aprendizaje, pero cuesta hacer una planificación de cara al futuro. La variable es si puede cambiar la situación por una reactivación de los contagios, por lo que hasta que no haya una vacuna no podemos estar en una posición segura”.

Las plantas de producción en Europa se han abierto hace una semana. Esta reanudación de la producción está basada, según Marcos Fernández, en unas previsiones muy conservadoras porque es muy difícil predecir la demanda. “Estamos en un proceso de ajustar la cadena de distribución (fabricante, distribuidor, taller y usuario final) y ser lo más rápido posible para adaptarnos a la demanda. Es complejo porque puede haber momentos en que la oferta incluso pueda ser inferior a la demanda”. Desde el punto de vista social, crece la importancia de la palabra "resiliencia".

Según el director general Sur de Europa de Cooper Tire, “los fabricantes ya estamos activos, y volvemos a ver esos llamados 'brotes verdes', pero esta actividad nos esta aportando más una motivación desde el plano personal que en el resultado. El resultado está muy lejos todavía de poder decir que estamos en una posición estable y que las empresas puedan sujetar sus estructuras con la capacidad de generar negocio”. Para Fernández, se va a producir “un efecto rebote, un inicio de la actividad en mayo y una punta de crecimiento importante en junio y julio. El vehículo nuevo sufrirá muchísimo, pero el mercado de reposición seguirá funcionando por la necesidad de paso por la ITV y la sustitución de neumáticos. Además, el miedo al contagio nos hará utilizar más el coche. Eso sí, si hay un repunte de contagios, volveremos a la casilla de salida. Ahora manda la enfermedad y tendremos que adaptarnos”.

Los vehículos siempre van a existir para dar servicio a la movilidad”, concluía Marcos Fernández, para quien será clave la flexibilidad de la empresa para dar servicio a la demanda. “Tenemos que hacer por ser sostenibles. Y esta sostenibilidad en momentos tan cambiantes para mantener las empresas es complicada. Aquí es muy importante el apoyo y las ayudas externas por parte del Gobierno para volver a despegar. Las empresas las hacemos las personas y también es importante esa cercanía del fabricante con el cliente”. La visión de Cooper es “crear una propuesta de valor que se integre en el cliente”.

El vídeo completo del webinar de Adine se puede consultar pinchando AQUÍ.