El pasado 17 de febrero, Carglass España cerró el expediente de regulación de empleo, tras llegar a un acuerdo con la representación social de los 398 trabajadores afectados, fruto de la adquisición del negocio de Guardian Express, cuyos beneficios se vieron mermados por la situación del mercado en los últimos 3 años. Como resultado del acuerdo -al que se llegó después de 8 reuniones con la comisión negociadora-, un total de 82 trabajadores (de los 139 iniciales) se verán afectados por este expediente de regulación.

Sin embargo, se acordó un plan social por el que Carglass se compromete a excluir del expediente a los mayores de 50 años, sustituir algunas extinciones por reducciones de jornada laboral y recolocar internamente -16 puestos de trabajo- con ayudas de movilidad geográfica. Además, para aquellos trabajadores que no puedan beneficiarse de las medidas de recolocación internas, se han acordado indemnizaciones de 35 días de salario por año de servicio, con un máximo de 20 mensualidades, además de ofrecer servicios de outplacement durante 9 meses y formación profesional para una rápida incorporación en el mercado laboral. Y también se creará una bolsa de trabajo en la que se incluirá a los trabajadores afectados.
"La finalidad de este plan social es paliar, en la mayor medida posible, los efectos del expediente de regulación en las personas incluidas. Paralelamente, todos los trabajadores, incluidos los que provienen de la adquisición del negocio de Guardian, se comprometen a trabajar con la flexibilidad laboral: bolsa de horas, trabajo en sábados, prolongación y reducción de jornada laboral, etc., necesaria para adaptarse a las necesidades del mercado", explican desde la cadena, reiterando que su estrategia de futuro es "continuar dando servicio en todos los centros propios con la única finalidad: ofrecer una amplia cobertura y el mejor servicio a nuestros clientes".