Respaldado por EMM, el sistema de pintura Snap Lid de Colad permite realizar las operaciones de mezcla y pintado de una forma más rápida, limpia y eficiente. Se puede utilizar en todas las reparaciones, porque sus vasos de 350, 700 y 900 ml permiten utilizar la cantidad de pintura o productos estrictamente necesarios en cada caso.

Además, los vasos sirven para realizar la mezcla de pintura y como depósito para la pistola -ya que se rosca en la práctica totalidad de las marcas y modelos del mercado mediante adaptadores-, así como para conservar más tiempo los restos que pudieran sobrar. Sus paredes vienen impresas con los once ratios de mezcla más habituales, así como con escalas en mililitros y onzas líquidas estadounidenses. El fondo de los vasos de Colad son totalmente planos, lo que facilita el mezclado y evita pérdidas de pintura.

Además de los vasos, que Autobrillante comercializa en packs de 50 unidades, están disponibles sus correspondientes tapas, en las que se integran los filtros -con permeabilidades de 90, 130, 190 y 280 micras-, aptos para cada tipo de recubrimiento, tanto de base agua como de disolvente. Una válvula de diseño exclusivo incorporada en la tapa evita que se produzca vacío a medida que se consume la pintura, garantizando un flujo uniforme hacia el pulverizador. Además, asegura un tiempo de conservación superior para futuros usos de los sobrantes de pintura. Una vez realizada la mezcla, la tapa se coloca a presión, se rosca en la pistola y ya se puede empezar a pintar.

Así es el sistema de pintura en tres pasos Snap Lid de Colad: mezclar, cerrar y pintar (Mix, Snap & Go!). Por esta razón, en línea con la filosofía de EMM de poner el énfasis en alcanzar en el proceso de pintado el mejor resultado al menor coste, Snap Lid de Colad se integra como una etapa normalizada en el "Programa de Productividad" de EMM que Autobrillante está difundiendo por los talleres de toda España.