Javier Fernández es el campeón nacional del Best of Belron, competición que se disputó en Madrid y en la que superó a los otros cuatro semifinalistas que habían vencido en sus zonas. Comenzó a trabajar en Carglass en abril de 2016 y, desde entonces, ha ganado una medalla de oro y otra de plata en el triatlón Spirit of Belron que organiza la compañía, además de ganar el Best of Belron nacional.

Javier representará a Carglass España en el Best of Belron de Barcelona, que se celebrará el 3 y 4 de junio de 2020, y acudirá a la competición mundial lleno de ilusión y con una mentalidad ganadora. “Más que soñar, tengo la creencia de que voy a ganar. De hecho, en el vídeo que nos hicieron antes del Best of Belron nacional nos preguntaron que por qué queríamos ser los mejores técnicos de España, y contesté que yo no quería ser el mejor de España, que quería ser el mejor del mundo”.

Natural de Talavera de la Reina (Toledo) y residente en Navalmoral de la Mata, donde trabaja en el centro Carglass de la localidad cacereña, Javier, de 31 años, comenzó a trabajar como aprendiz montador de lunas con 16 años. “Quise dejar de estudiar y mi madre escuchó un anuncio en la radio de un taller de lunas. Entré como aprendiz y me enganché”, asegura este profesional que, al entrar a trabajar en Carglass, se sorprendió que “aquí lo que importa son las personas” y “te cuidan como si fuéramos una familia”.

Carglass Jarama javier fernandez 2

Javier Fernández se presentó por primera vez al Best of Belron en 2016 en la selección regional, “pero me cogió algo desubicado, no me lo pude preparar como habría querido, ni tampoco conocía bien la nueva metodología de trabajo, porque sólo llevaba unos meses en la empresa”. Este año 2019 fue a por todas. “Me lo tomé muy en serio, me preparé bien todas las pruebas y me apoyé en compañeros que ya habían vivido todo esto. Como conocía a Juan Manuel Alonso –representante de Carglass España en el último Best of Belron Internacional, celebrado en Frankfurt- le llamé y le pedí consejos: cómo controlar los nervios, qué procesos podía agilizar y cuáles no,... Y él me ayudó mucho. Y una vez que pasé la semifinal, volví a tirar de él para la final nacional”.

Este año no sólo importaba la parte técnica, también la velocidad. “Y ese era un aspecto que había que entrenar mucho”, señala el ganador- “Porque para hacer tantos procedimientos en el tiempo marcado, o te organizas bien, o es imposible. Lo que más entrené fue eso: practicarlo todo, incluso dónde poner el papel o la caja de herramientas para ser más eficiente. En el taller ponía todo el material en diferentes posiciones para ver cuál era su posición óptima para trabajar y para ahorrarme paseos. Y ahí, en la velocidad, fue donde le saqué ventaja a mis compañeros”.

En cuanto a la competición del Best of Belron de Barcelona, Javier Fernández imagina que será como en Madrid “pero con más gente y contrincantes. No me da ningún miedo y yo voy a por todas. Soy una persona muy competitiva y sólo voy a tener una oportunidad en mi vida para ganar el Best of Belron internacional, porque una vez que ganas el nacional ya no puedes volver a presentarte. Al final, el nacional me lo preparé en tres semanas, como he podido y compaginándolo con mi trabajo. Para la competición internacional, Carglass me va a liberar bastante de mi trabajo durante seis meses y me va a ayudar a prepararme: voy a ir más que capacitado. Si en tres semanas he conseguido lo que he conseguido, no me imagino en seis meses...”.

En cuanto a hacer la calibración ADAS en plena competición, el profesional de Carglass cree que es una parte importante y muy técnica. “Es importante seguir todos los pasos y que te salga todo bien a la primera, porque si no hay que volver a recolocarlo todo y pierdes tiempo. También cuenta que hay que usar niveles y láser, y de los propios nervios de la competición te puede temblar el pulso y no ponerlos bien. Pero para mí es más compleja la parte técnica del montaje en sí del parabrisas, que la posterior calibración de los sistemas ADAS”.