La masilla para coches es un elemento muy usado en el taller que se muestra en forma de pasta blanda y moldeable y que se usa para tapar agujeros, unir tubos o sujetar cristales, entre otras muchas aplicaciones. En su último post, el Blog Ruta 401 de Loctite describe los tipos de masilla para coches y sus características.

Por un lado, las masillas de poliéster se usan para la reparación de plásticos y desde Loctite recomiendan el producto Teroson UP 320 PF, para reparar daños en las piezas de plástico que suelen ir en los exteriores de los coches y que tiene una textura superfina para un acabado perfecto. En cuanto a la reparación de carrocería, Teroson EP 5010 TR tiene una tecnología bicomponente en base epoxi que se aplica a temperatura ambiente. Se usa para la reparación final de defectos superficiales donde se requiera elevada capacidad de relleno en la carrocería en zonas a las que es difícil acceder o en uniones soldadas.

Otra opción es Teroson PP, apto para todo tipo de superficies metálicas de la carrocería, ya sea en bruto o tratadas, para reparar defectos finos y rellenar arañazos, mientras que Teroson UP 325 GFF es una masilla para coche perfecta para rellenar agujeros y desperfectos.

En cuanto a las masillas epoxi para metales, Loctite EA 3471 repara grietas en tanques, tuberías, carcasas o tapas, y reconstruye superficies de juntas desgastadas y repara las erosiones causadas por corrosión o cavitación. Por su parte, Loctite EA 3463 es una masilla epoxi con cargas de acero que se usa para reparaciones de emergencia de fugas en tuberías y tanques y pequeños defectos en alojamientos y orificios mecanizados de entrada de tornillos y espárragos o bloque motor.

Por último, Loctite EA 3478 es una masilla bicomponente con carga de ferrosicílico, resistente a la abrasión y la corrosión, destinada para reparar y reconstruir superficies sometidas a compresión, impacto, empuje y ambientes severos. Por ejemplo, se suele usar para reconstruir asientos de cojinetes, chavetas rotas, o reparaciones en engranajes.