Este año será el que más revisiones tengan que llevar a cabo los fabricantes por defectos en sus modelos, según datos de Stericycle ExpertSolutions recogidos por Faconauto. En lo va de año, se han producido un total de 322 en la industria, el número más alto desde que empezó a contabilizarlos mediante un índice llamado RAPEX (Sistema de Alerta Rápida), puesto en marcha por la Comisión Europea.

Aunque las revisiones correspondientes al tercer trimestre de 2016 cayeron un 12% respecto al anterior trimestre, el dato global es todavía superior a 2013 y 2015, siendo airbags y frenos algunas de las revisiones más comunes en los últimos meses. En concreto, el número total de llamadas a revisión en el último trimestre fue de 100. Por países, el 51% de las llamadas se han notificado desde Alemania.

Los fabricantes están teniendo especial cuidado en buscar esos defectos, al tiempo que se están teniendo que enfrentar a los reguladores. Esta “vigilancia” de las marcas también influirá en que el año cierre con un número récord de llamadas a revisión.

Los casos de General Motors, con su problema en el motor arranque, y de Volkswagen, con los motores diésel, han puesto en primera línea de la opinión pública los posibles defectos con los que los coches salen de fábrica.