La pandemia de coronavirus ha propiciado un impulso del eCommerce y de los pagos online en los portales virtuales, así como de los pagos con tarjeta en los establecimientos físicos que permanecen abiertos para reducir al máximo el contacto entre consumidores y vendedores. Desde UniversalPay, entidad especializada en soluciones de pago físicas y digitales, han analizado la seguridad de este tipo de pagos y la confianza que tienen comercios y consumidores en este tipo de transacciones.

Según el informe “El futuro de los Pagos 2020”, el 78,1% de los consumidores considera seguros los pagos electrónicos, mientras que el 81,4% de los encuestados utiliza más este tipo de canal de compra que hace unos años. Por su parte, el 73,6% no ha sido nunca víctimas de fraude, frente a un 23% que reconoce haber sido engañado alguna vez en su vida.

También el clima de confianza es mayor entre los comercios: más del 67% declaran no haber sufrido un fraude en 12 meses, casi un 10% más que el año anterior. Entre los tipos de estafa más habituales destacan el fraude al cliente, con un 8,3%, y el de suplantación de identidad, que se sitúa en el 5,6%.

Además, la seguridad es el servicio que más valoran los comercios en sus proveedores de medios de pago, por delante incluso de la atención al cliente y de la fiabilidad y del precio competitivo. En este sentido, los comercios se muestran proclives a ampliar las medidas de seguridad, con la implementación del CV2 o el 3D Secure, la tokenización y la biometría.

Conscientes de que estos sistemas favorecen los pagos recurrentes, los fraccionamientos y los pagos one click, protegiendo también a los negocios del fraude de falsificación y de los ataques de datos, casi un 25% de los comercios encuestados por UniversalPay planea implementarlos en los próximos meses. Además, el 63,4% reconoce que estas tecnologías son de vital importancia para el avance de la seguridad en el campo de los pagos.