En septiembre se registraron unas ventas de 187.737 vehículos de segunda mano, lo que supone una caída del 0,8% respecto al mismo mes de 2018. Los turismos decrecen un 1,3% (162.912 unidades), mientras que los comerciales ligeros crecen un 2,7% (24.825 unidades), según los datos de la Asociación Nacional de Comerciantes de Vehículos (Ancove).

En los nueve primeros meses del año se han transferidos 1.728.315 vehículos de segunda mano, lo que supone un 0,4% menos sobre el mismo periodo de 2018. Los turismos caen un 0,3%, con 1.489.909 unidades, y las furgonetas, 238.406, bajan el 1,1% en lo que va de año. El mercado de VO continúa su línea descendente y septiembre es el quinto mes consecutivo en negativo en las cifras acumuladas.

Ancove analiza el descenso de las ventas de vehículos de ocasión en función de dos factores que han sido determinantes en septiembre. Por un lado, el fuerte retroceso de las ventas de vehículos procedentes del kilómetro cero que en el mes se situaron en 13.375 con un descenso del 26,8%. Este dato se explica por el entrada del WLTP el pasado año que disparó las matriculaciones tácticas por parte de los concesionarios.

El segundo factor es la bajada en las transferencias procedentes de los compra-ventas. En septiembre, los comerciantes realizaron 30.586 operaciones, con una reducción del 11% respecto al mismo mes de 2018. “El rechazo radical a los modelos diésel es el causante de la caída en picado de las ventas en los establecimientos comerciales, pues la mayoría de los coches que se ofertan son de este tipo de combustible ante la falta de unidades de otras motorizaciones”, afirman desde la asociación.

Sin embargo, el resto de canales han aumentado en porcentaje medido contra septiembre de 2018: procedente del canal de empresa se transfirieron 23.154 vehículos, con un crecimiento del 1,3%; de importación procedieron 7.044 vehículos, con un 13,2% de aumento; entre particulares (que ocultan operaciones de falsos comerciantes) 87.963 vehículos, un 2,7% más; del RAC 16.748 vehículos, un 22% de incremento; y del Renting 8.867 unidades, un 8,7% más que en septiembre de 2018.

En este sentido, desde Ancove se ha acogido positivamente el plan 360 anunciado por el Ayuntamiento del Madrid, pues en sus ayudas al achatarramiento -dotado con 200 millones de euros para los próximos cuatro años- no se excluyen las unidades de combustión, lo que supone “una medida acertada” en opinión de la asociación, además de “un mensaje de sensatez para los futuros compradores”. Sin embargo, considera “imprescindible que en la ayudas para la adquisición de unidades con etiqueta Cero, ECO y C se incluyan unidades de segunda mano con unos límites de emisiones, lo que ayudaría a que los propietarios menos pudientes cambiarán sus coches más antiguos (sin etiqueta) para sustituirlos por unidades más limpias y seguros”.

En un análisis por motorizaciones en el mercado de turismos de ocasión, el diésel sigue perdiendo peso al bajar un 4,2% respecto a septiembre de 2018, aunque supone el 60,84% del total de las ventas de septiembre. El mes pasado se vendieron 99.129 turismos de este combustible y 60.513 de gasolina, que subieron un 1,3%. En las motorizaciones alternativas, el más numeroso son los híbridos de gasolina, 1.675 turismos, con un incremento del 45,3%. En el acumulado del año, el diésel pierde el 2,7% de las ventas frente al incremento del 2,9% en la gasolina.

Por comunidades autónomas, las ventas de turismos de ocasión cayeron en septiembre en todas las comunidades exceptuando Castilla-La Mancha (25,96%), Madrid (15,8%), Cataluña (7,4%) y Navarra (0,8%). Respecto a la edad de los turismos de ocasión, 94.778 pasaron de diez años, el 58,2% del total. Las matriculaciones tácticas, que incluyen los kilómetros cero y las autocompras de los concesionarios, descienden un 26,8% con 13.375 turismos, el 8,2% del total de las ventas.