La industria española de equipos y componentes para automoción continuó creciendo en 2018 a pesar del estancamiento de la producción de vehículos a nivel nacional, la incertidumbre y las tensiones comerciales en la esfera internacional. Así lo han explicado María Helena Antolin y José Portilla, presidenta y director general de Sernauto, respectivamente, ante los medios de comunicación en Madrid.

La facturación del sector llegó a los 37.170 millones de euros, un 2,6% más que en 2017, lo que supone un crecimiento moderado con respecto a años anteriores. Ello ha sido posible, según la asociación, gracias al esfuerzo exportador de los proveedores españoles, su incremento de competitividad y su firme objetivo de mantenerse a la vanguardia tecnológica.

De la facturación en el mercado nacional, 15.755 millones de euros, 10.270 millones corresponden al suministro de equipos y componentes a los fabricantes de vehículos (-5,9%) y 5.485 millones proceden del mercado de recambios (+3,2%). Según Portilla, “el recambio está teniendo también una transformación con la llegada de nuevos competidores (comercio online y OEMs) y está sufriendo muchas tensiones”, aunque el director general de Sernauto confía en el Plan Estratégico elaborado por la Comisión de Recambios de la asociación para que el sector mejore sus resultados.

sernauto 2

Por otro lado, en 2018 el sector siguió invirtiendo el 4,2% de su facturación en I+D+i, un total de 1.545 millones de euros, lo que le permite seguir siendo reconocido como una de las industrias más innovadoras del país. Los proveedores invierten en I+D+i el triple que la media industrial. Asimismo, y con el fin de seguir siendo competitivos y adecuarse a las demandas de sus clientes, los proveedores de automoción continuaron invirtiendo más de 2.000 millones de euros en incrementar y mejorar sus capacidades productivas.

Respecto al empleo, el sector creó más de 5.000 nuevos puestos de trabajo en 2018, alcanzando los 230.100 empleos directos (372.800 sumando directos e indirectos), que se caracterizan por ser estable (85% indefinidos), de calidad y repartido por toda la geografía, representando más de 10% del empleo industrial en varias Comunidades Autónomas.

En cuanto a las exportaciones del sector, éstas lograron un nuevo récord en 2018, alcanzando los 21.415 millones de euros (un 7% más que en 2017), cifra que representa el 57,6% de la facturación. Los proveedores españoles ya tienen presencia en más de 170 países de los cinco continentes.

Haciendo un balance de los últimos cinco años, los proveedores de automoción han experimentado una evolución positiva, contribuyendo cada año más a la economía y el empleo de nuestro país, así como a la balanza comercial. Entre 2014 y 2018, la facturación del sector se ha incrementado más de 9.000 millones de euros (+32%), se han generado casi 40.000 empleos directos nuevos (+20%), se ha exportado por valor de 4.427 millones de euros (+26%) y se han invertido más de 6.500 millones en I+D+i (+71%).

De cara a 2019, y según las primeras estimaciones de la Junta Directiva de Sernauto, este año se ralentizará el crecimiento manteniendo los mismos niveles de facturación y empleo, con ligeros incrementos muy moderados.