Las matriculaciones de turismos y todoterrenos en el mes de mayo descendieron un 7,3% respecto del mismo periodo del año pasado, hasta las 125.625 unidades, con los mismos días laborables de 2018. Las matriculaciones recuperan de nuevo la tendencia a la baja, como llevan registrando desde septiembre del año pasado, con la excepción del pasado mes de abril, gracias al impulso de los alquiladores previo a la Semana Santa. En el acumulado del año, las entregas de vehículos turismos y todoterrenos caen un 5%, hasta las 561.953 unidades, recogen los datos aportados por ANFAC, Faconauto y Ganvam.

Las ventas en el canal de particulares siguen cayendo por noveno mes consecutivo, con un descenso del 11,2% y 54.485 unidades. La incertidumbre sigue condicionando este canal sin que haya visos, de aquí a cierre de año, de una recuperación, según las patronales. En los cinco primeros meses del año, las entregas a particulares han caído un 11%, hasta las 245.037 unidades.

Por su parte, el canal de empresas crece en mayo con 37.086 unidades matriculadas, lo que supone un aumento del 3,6% respecto al mismo mes del año anterior. Son el único canal, dentro del mercado de turismos y todoterrenos, que consigue incrementar sus ventas respecto del mismo mes del año anterior. En cuanto a los alquiladores, experimentan una fuerte caída del 11%, hasta las 34.054 unidades en mayo, desaparecido el efecto de la Semana Santa.

Por otro lado, el segmento de vehículos comerciales ligeros arroja una caída de las comercializaciones del 0,1% respecto al mismo mes del año pasado, alcanzado las 20.703 unidades. En el cómputo general de los cinco primeros meses, registran un crecimiento del 4%, con 95.558 unidades. Aunque el canal de empresas prácticamente cuadruplica en volumen de ventas a los alquiladores, este canal es el que más crece, con un 6,4% en el mes y un 17,7% en el acumulado, hasta las 16.239 unidades.

Las matriculaciones de vehículos industriales, autobuses, autocares y microbuses han registrado, después de meses de caídas, un ascenso en el mes de mayo del 16%, con 2.605 unidades. En el acumulado del año, se registran aún caídas del 1,4%, hasta las 11.558 unidades.

Según Noemi Navas, directora de Comunicación de ANFAC, “las matriculaciones del mes de mayo vuelven a la senda descendente, como en los meses anteriores. La excepción de abril correspondía a la estacionalidad por compras de los alquiladores en la Semana Santa, efecto que este mes ya se ha desvanecido. El canal de particulares sigue cayendo, con la excepción del País Vasco, donde las ventas en este canal se han incrementado de nuevo por el impacto de su plan de achatarramiento, recién agotado. Los particulares quieren comprar pero necesitan un signo de tranquilidad, como estos estímulos a la compra que les ayude a tomar la decisión u optarán por un vehículo de segunda mano de mucha antigüedad. Así, las ventas de vehículos de más de 20 años han subido casi un 8% cuando deberían estar achatarrados. Esperamos que, una vez atravesados los procesos electorales, entremos en un periodo largo de estabilidad política que dé confianza y certidumbre a los consumidores y ayude a empujar de nuevo la demanda de vehículo nuevo”.

Por su parte, Raúl Morales, director de Comunicación de Faconauto, afirma que “en los concesionarios detectamos una demanda retenida de clientes que no concretan su cambio de coche por la incertidumbre que sienten, como venimos advirtiendo. La prueba de que no estamos ante un problema de coyuntura económica es que, por el contrario, las empresas son las que están manteniendo el mercado: siguen renovando sus flotas y no tienen miedo a decantarse por cualquier tecnología disponible, incluido el diésel. Empezamos ahora un trimestre clave para la actividad de los concesionarios, que acumulan buena parte de sus ventas anuales en los meses de verano. Esperamos que vayan cundiendo mensajes tranquilizadores para que, en el trimestre entrante, las familias que están retrasando su compra se decidan a cambiar de coche. Con estas tendencias, situamos las matriculaciones en 1,2 millones de unidades para este ejercicio y también para el siguiente: una mala noticia, porque quiere decir que el parque automovilístico no se está renovando”.

En palabras de Alberto Tapia, director de Comunicación de Ganvam, “seguimos en la tendencia negativa y el primer semestre lo cerraremos con datos negativos que sólo se verán aliviados por el canal de empresas, que de nuevo en el cierre de mayo trata de salvar un mercado que no termina de recuperarse. Después de unos meses de incertidumbre en el marco de un periodo de elecciones generales y también autonómicas y locales, confiamos en que en los próximos meses comencemos a ver políticas que propicien estabilidad al sector, además de confianza y seguridad en los consumidores, de manera que la curva se invierta antes de finales de año y mejore la salud del mercado”.