Los concesionarios catalanes prevén llegar a un nivel óptimo de matriculaciones en 2017, un año antes de lo previsto. El anuncio ha sido hecho en la V Jornada de Automoción de Barcelona, que se ha celebrado en la Escuela de Negocios Esade, organizada por la Federación de Asociaciones de Concesionarios de la Automoción (Faconauto), por la Federació Catalana de Venedors de Vehicles a Motor (Fecavem) y por Esade Alumni.

El presidente de Faconauto y Fecavem, Jaume Roura, ha adelantado que las ventas de turismos y todoterrenos en el mercado catalán sobrepasarán las 190.000 unidades en 2017 (1,2 millones en el mercado nacional), cifra que ha calificado como “lógica y a la que debemos aspirar por nuestra posición económica y de consumo”.

El máximo responsable de ambas patronales también ha indicado que se mantiene su previsión de matriculaciones para este ejercicio, que sitúa en 178.000 coches para Cataluña y 1,1 millones para España. Sin embargo, ha advertido que estos resultados dependerán de cómo evolucione la situación política y sus repercusiones sobre la economía y la confianza de los compradores.

Por otro lado, Roura ha indicado que los concesionarios tendrán que afrontar el segundo semestre ya sin el PIVE, lo que también añade cierta incertidumbre. En sus cuatro años de vigencia se han achatarrado un total de 115.419 coches con más de diez años de antigüedad en Cataluña.

Al respecto, la patronal ha recordado que los Planes PIVE han generado una recaudación fiscal en España de 5.000 millones de euros, de los que 875 corresponden a Cataluña.

Con estas cifras de ventas, el sector ha seguido recuperando parte de sus guarismos previos a la crisis. Así, en lo que respecta al empleo, concesionarios catalanes dieron trabajo el año pasado a 22.210 personas, lo que supone un incremento de 1.356 puestos (146.586 personas y 9.561 nuevos empleos en España).

Durante la jornada, que ha reunido a cerca de doscientos empresarios, se ha discutido también la importancia que va tener para los concesionarios la digitalización y herramientas como el Big Data para que el sector pueda afrontar los retos que vienen, así como para impulsar la rentabilidad de los concesionarios “que a día de hoy es claramente insuficiente si tenemos en cuenta la responsabilidad y las estructuras que soportamos”, ha indicado Jaume Roura. En los tres primeros meses del año, la rentabilidad media sobre facturación se situó en el 0,9%, mientras que 2015 acabó en el 1,3%.