Las matriculaciones de vehículos eléctricos de todo tipo (turismos, dos ruedas, comerciales e industriales) deberán registrar alrededor de 2.115 unidades en diciembre para alcanzar las 24.000 unidades previstas por el Ministerio de Transición Ecológica a cierre de año, lo que supondría un 54% más que en el conjunto de 2018, cuando se registraron 15.495 unidades.

La movilidad eléctrica subió un 65,9% hasta noviembre (21.886 unidades). Sólo durante el mes pasado crecieron un 99,7%, con un total de 3.086 unidades matriculadas, según datos de Aedive y Ganvam. En turismos, las matriculaciones acumulan un aumento del 90,5% hasta noviembre (9.073 unidades). El pasado mes se registraron 792 unidades, lo que supone un 16% más y significa que las matriculaciones de turismos eléctricos apenas representan el 0,8% del total (de turismos).

Con respecto a octubre, las matriculaciones de turismos eléctricos han retrocedido un 2,4%, al pasar de 811 a las 792 unidades registradas en noviembre, lo que evidencia, según las asociaciones, que la entrada en vigor en 2020 de la legislación europea, que obliga a que el mix de matriculaciones medias por fabricante no supere los 95 gramos de CO2 por kilómetro, está retrasando, en cierta medida, la distribución de este tipo de modelos cero emisiones al año que viene para ayudar a la consecución de objetivos.

Por otro lado, la empresa es la que mayor esfuerzo está llevando a cabo para introducir estos modelos en el parque. “Si se apoya en mayor medida la movilidad cero emisiones dentro de la cultura corporativa, es posible acelerar su implantación de cara a conseguir los objetivos de Transición Ecológica, que fijan un total de cinco millones de eléctricos para 2030”, explican desde Aedive y Ganvam. Así, el 59% de los turismos eléctricos matriculados hasta noviembre se destinó a flotas, con 5.359 unidades, lo que supone un 72% más respecto a las unidades matriculadas hasta noviembre del pasado año.

Por eso, ambas asociaciones abogan por medidas de corte fiscal que ayuden a las empresas a seguir electrificando la flota, tales como que la deducción en el rendimiento en especie para vehículos corporativos eléctricos puros sea de al menos el 50%, o que aquellos modelos cuyo precio antes de IVA supere el techo establecido para las ayudas puedan computar con el máximo coste establecido.

Por su parte, el canal particular registró un incremento acumulado del 128%, con 3.039 unidades de turismos eléctricos matriculados, aunque las matriculaciones en noviembre sumaron 213 unidades (+67,7%). En este sentido, el elevado precio de adquisición hace que, de momento, no sea una opción de movilidad apta para todos los bolsillos, lo que frena su popularización.