Bosch tiene la intención de reposicionarse dentro de la rápida expansión que está experimentando actualmente el mercado global de motocicletas. La empresa apuesta decididamente por potenciar sus actividades en este segmento en las áreas de sistemas de seguridad, tecnología de propulsión e instrumentos de visualización.

 

Para ello, ha creado una nueva unidad independiente de negocio perteneciente al área de actividad Mobility Solutions denominada Two-Wheeler and Powersports, cuyo objetivo es hacer frente de manera más efectiva a las necesidades individuales de los fabricantes de motocicletas de todo el mundo. Por eso, Bosch está buscando ampliar su cartera de productos y reforzar su experiencia en soluciones de sistemas para dos ruedas.

"La tecnología de Bosch para una mayor eficiencia y seguridad está integrada hoy en prácticamente cualquier automóvil y, en el futuro, lo estará también en las motocicletas", asegura Dirk Hoheisel, miembro de la Alta Gerencia de Robert Bosch GmbH, antes de apuntar que quieren convertirse también en un proveedor líder en el mercado de motocicletas.

Two-Wheeler and Powersports forma parte del área de negocio Mobility Solutions de Bosch. Con sede en Yokohama, Japón (el corazón de la industria mundial de la motocicleta) y filiales en Estados Unidos, Europa, India y China, Bosch alcanza una presencia global.

Junto a vehículos de dos ruedas, se prevé que la nueva unidad de negocio atenderá el mercado de vehículos deportivos especiales, tales como quads, motos acuáticas, y motos de nieve.

La unidad, que ha arrancado con unos 40 empleados, puede apoyarse en una red mundial de varios miles de compañeros, además de la capacidad de producción del área empresarial Mobility Solutions.

A nivel mundial, la necesidad de una movilidad asequible va en aumento, y esto está empujando fuertemente la demanda de vehículos de dos ruedas. Los estudios indican que para 2021 se producirán anualmente más de 160 millones de motocicletas, un tercio más que en la actualidad.