Bosch cerró el ejercicio fiscal de 2016 en España con unas ventas de 2.300 millones de euros, alcanzando un crecimiento del 7,5% en relación con el año precedente, por lo que superó el crecimiento económico del país. Las ventas netas totales en España, incluyendo la facturación de las empresas no consolidadas y los suministros internos a las sociedades filiales, también registraron un desarrollo positivo, llegando hasta los 2.800 millones de euros.

“España es uno de los mercados más importantes de Bosch en Europa. Para 2017, a juzgar por los buenos resultados obtenidos durante el primer trimestre, esperamos alcanzar de nuevo un desarrollo positivo de nuestras ventas”, aseguró Javier González Pareja, presidente del Grupo Bosch para España y Portugal. En 2016, Bosch aumentó su plantilla en España en 150 personas, hasta alcanzar unos 8.900 empleados.

Bosch invirtió en España 102 millones de euros en 2016, lo que supone un aumento de más del 20% en comparación con el ejercicio 2015. “Estas inversiones, orientadas al futuro y al aumento de la competitividad de los diferentes emplazamientos, reflejan el compromiso de Bosch con nuestro país”, afirmó González Pareja, quien añadió que la inversión para este 2017 será similar a la de 2016.

Las ventas en el área empresarial Mobility Solutions aumentaron su cifra en dos dígitos, por encima del crecimiento de la producción de vehículos en España. Los principales factores del éxito fueron el continuo incremento del nivel de equipamiento de los sistemas de asistencia al conductor y la exitosa introducción de una nueva generación de sistemas multimedia para el automóvil. Mobility Solutions es el área de negocio más grande -con más de la mitad de las ventas totales de Bosch- en España.

Para 2020, Bosch estima que el volumen global del mercado del internet of things, IoT, crecerá a un ritmo del 35% anual, hasta los 250.000 millones de dólares. En 2016, la compañía vendió 27 millones de productos habilitados para internet. En el futuro, se ofrecerán servicios para acompañar a cada producto. Bosch también está trabajando en el siguiente nivel del IoT, que supone dotar a los objetos de inteligencia artificial. Dentro de diez años, casi todos los productos Bosch estarán desarrollados, fabricados o equipados con inteligencia artificial. De hecho, la compañía ha invertido más de 300 millones de euros en el desarrollo de un centro destinado a la inteligencia artificial.

Conectado, automatizado y personalizado: el coche se convierte en el tercer espacio vital

La conectividad está convirtiendo a los coches en el tercer espacio vital junto al propio hogar y al puesto de trabajo de las personas. La automatización y las funciones de conectividad en los coches no sólo hacen que cada viaje sea más seguro y más cómodo, sino que también hacen del automóvil un asistente personal. Dado que el coche es una parte activa del internet of things, los conductores pueden llevar sus vidas digitales a bordo de su vehículo.

El coche también está conectado con el taller. De esta forma, avisa al conductor cuando tiene que hacer una revisión, programa una cita previa con el taller y se asegura de que las piezas de repuesto necesarias estén disponibles. Este nivel de confort se extiende también al estacionamiento. Gracias al servicio de aparcamiento comunitario de Bosch, los automóviles usan los sensores de ultrasonidos del asistente de aparcamiento para informar acerca de los espacios disponibles en la calzada. Esta información se envía, a través de la nube, a un mapa digital de estacionamiento que se pone a disposición de otros vehículos que están circulando por la zona.

La industria conectada, o Industria 4.0, continúa su implantación en las diferentes plantas de producción de Bosch en España. A finales de 2016, la fábrica de sistemas de frenado de Lliçá, Barcelona, implementó el primer sistema de control de producción (Production Monitoring System ??" MES) y los dispositivos inteligentes de vanguardia de Bosch Rexroth. La fábrica de filtros y de inyección de plástico de Aranjuez también implementará este proyecto a lo largo de 2017.