Antonio Cruz Luna, fundador de Cruzber, creció entre herramientas, ruedas y todo tipo de piezas de recambio en el taller de vehículos que su padre regentaba en la localidad cordobesa de Rute. La suya era una pequeña empresa familiar donde comenzó a trabajar a los catorce años, como nos recuerda eldiario.es en un recomendable artículo.

 

Fue el inicio de de un viaje empresarial que llevó a este emprendedor a fundar en los años 60 su propia compañía, Construcciones Metálicas Antonio Cruz Luna, que se especializaría con el tiempo en producir portaequipajes para vehículos y sería la base de la actual Cruzber, una empresa que en su expansión internacional ha colocado sus productos en toda Europa y en países como Australia y Nueva Zelanda.

La iniciativa empresarial comenzó en 1960 cuando Cruz creó sus primeros productos, las tradicionales bacas para cargar maletas y bultos en el techo del coche, que entonces fabricaban con tubos de acero pintado.

Coches como el Seat 600, el Renault Dauphine o el Renault 4/4 fueron los primeros en llevar estos accesorios, que han evolucionado hasta el día de hoy en toda una gama de productos portaequipajes con decenas de modelos fabricados con materiales ligeros y última tecnología.