Dados los constantes cambios en el mercado de propulsión de vehículos, los fabricantes de automóviles buscan proveedores que les ofrezcan soluciones de vanguardia y reduzcan el tiempo y los costes. Esta ha sido una de las razones por las cuales el Circuito Integrado Específico de Aplicación Flexible para Inyección Directa de Delphi Technologies (DIFlex ASIC o DIFlex, por sus siglas en inglés) ha sido proclamado ganador del Automotive News 2020 PACE Award, cuya ceremonia de entrega de premios se celebró online el pasado 28 de abril.

El DIFlex ASIC, solución electrónica de control de combustible, es capaz de satisfacer al mismo tiempo las demandas de capacidad y de coste por parte de los fabricantes de automóviles. Su mayor flexibilidad y control de diagnosis de inyección directa optimizan la combustión para proporcionar una mayor eficiencia y menores emisiones. En comparación con las generaciones anteriores de circuitos integrados (IC), el DIFlex ofrece un 20% de reducción en los costes de implementación, un software un 25% más sencillo, flexibilidad del pilotaje del inyector mejorada por diez y capacidades de diagnosis triplicadas.

El DIFlex utiliza arquitecturas eléctricas únicas para permitir la generación de un número prácticamente ilimitado de ondas de control, o señales eléctricas, para optimizar el rendimiento del inyector en la combustión que se encuentra en el corazón de cada motor de combustión interna. Sus características patentadas le permiten seguir el ritmo de los cambios en la tecnología del motor sin necesidad de reemplazar la unidad electrónica de control (ECU), así como mejorar la precisión y la diagnosis en tiempo real durante toda la vida útil del vehículo. El resultado es un CI (Circuito Integrado) capaz de ofrecer una flexibilidad extrema del software frente a la necesidad de cambios continuos en el hardware.

Un diseño flexible y adaptable significa también que se puede usar el mismo CI en motores de gasolina y diésel con cualquier número o configuración de cilindros, desde turismos ligeros hasta camiones comerciales pesados. Esto permite a los fabricantes de automóviles cubrir múltiples gamas de motores con una única solución de hardware, lo que genera importantes ahorros de escalamiento. Su diagnosis avanzada brinda la capacidad de identificar el origen de los fallos y detectar problemas a medida que ocurren. Estas características son fundamentales para permitir un suministro preciso de combustible para un rendimiento óptimo del motor y una reducción de las emisiones a largo plazo.