Cada año, millones de kilos de cáscara de café se desprende naturalmente durante el proceso de tueste. Ford Motor Company y McDonald's USA quieren proporcionar un nuevo uso para una parte significativa de ese material. Las empresas descubrieron que la cáscara de café se puede convertir en un material duradero para reforzar ciertas partes del vehículo. Calentando la cáscara a altas temperaturas con poco oxígeno, mezclándola con plástico y otros aditivos y convirtiéndola en pellets, el material puede ser moldeado en varias formas.

El compuesto de cáscara de café cumple con las especificaciones de calidad para piezas como las carcasas de los faros y otros componentes interiores e internos. Las piezas resultantes serán aproximadamente un 20% más ligeras y requerirán hasta un 25% menos de energía durante el proceso de moldeo. Las propiedades térmicas del componente a partir de cáscara de grano de café son mejores que las del material utilizado actualmente, explican desde Ford, que utiliza por primera vez cáscaras de grano de café para fabricar componentes de vehículos.

La colaboración con Ford y McDonald's es el último ejemplo de los enfoques innovadores que ambas compañías adoptan para la gestión de productos y del medio ambiente. En el proyecto también participan Varroc Lighting Systems, que suministra los faros, y Competitive Green Technologies, que procesa la cáscara de grano de café.