"¿Qué es eso de “la nube” y qué puede aportar al trabajo de los distribuidores de recambios?" Isi Condal explica en un nuevo post que la nube, o también denominada 'cloud computing', es el procesamiento y almacenamiento masivo de datos en servidores accesibles de forma online.

La palabra “nube” aplicada a esta metodología es una metáfora que muestra gráficamente cómo se ejecuta una aplicación, cómo se almacenan los datos y cómo puede accederse a ellos en cualquier momento y sin necesidad de soporte o conexión física con la fuente de información.

Trabajar con datos en la nube normalmente es sinónimo de un aumento en la capacidad de almacenamiento de la información. “Normalmente las empresas que trabajan en la nube nos permiten contratar servicios que se adaptan a nuestras necesidades y en los que se puede aumentar el volumen de datos de forma paulatina”, aseguran desde la empresa

Otra de las ventajas de la nube frente a otros sistemas físicos de almacenamiento es, según Isi Condal, que se elimina el riesgo de pérdida de información por incidencias que pueden afectar a los sistemas informáticos propios como averías de hardware, virus o situaciones naturales de emergencia. Esto es especialmente necesario si se es distribuidor de recambios porque este negocio exige un ritmo elevado de trabajo y manejar una gran cantidad de datos. Es importante contar con un servicio de copias de seguridad que respalde las datos.

En cuanto a la seguridad de los datos, Isi Condal explica que depende del proveedor del servicio en la nube, pero deben estar seguros. “El contrato que se firma tiene que garantizarnos como clientes que el tratamiento de los datos en cuanto a seguridad y privacidad es el adecuado”. En este sentido, la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD) señala que deben verificarse las condiciones en las que se presta el servicio en la nube para confirmar que las políticas de seguridad son las adecuadas, que el tratamiento de los datos se lleva a cabo según la normativa europea (RGPD) y que se cumplen derechos del usuario como la portabilidad (recuperación) de los datos facilitados o la no conservación de los datos una vez se extingue el contrato.