La firma Johnson Controls está estudiando vender su unidad de asientos de coche para centrarse en la eficiencia de otros segmentos, como es el caso de su marca de baterías Varta.

 

Alex Molinaroli, presidente ejecutivo, comunicó a los inversionistas que el grupo no estaba dispuesto a ofrecer el negocio necesario para desarrollar nuevos productos. “Desde un punto de vista estratégico, para el resto de Johnson Controls esto tiene mucho sentido”.

Por otra parte, Goldman Sachs y Centerview Partners han sido nombrados asesores financieros del grupo, medida que sigue una tendencia de las empresas industriales en general para buscar spin-offs o ventas de las empresas que los directivos consideran infravalorados.

El analista de Autotrader.com Michelle Krebs aseguró que muchas personas consideran la industria automoción estadounidense altamente cíclica, llegando a su punto máximo. La profundidad y la duración de la recesión posterior serían impredecibles, vaticinó seguidamente.

Johnson Controls, recordemos, es el principal fabricante de baterías de arranque del planeta, apuntan. Suministran baterías para automóviles y vehículos eléctricos híbridos, además de ingeniería de sistemas y un servicio experto.

Su capacidad de producción global alcanza más de 110 millones de baterías de arranque, con presencia de centros avanzados de I D en cinco países. "Johnson Controls es el único fabricante del mundo que puede ofrecer todos los principales sistemas de baterías electroquímicas de un único proveedor", aseguran.

Destaquemos, en este mismo sentido, que Johnson Controls es una compañía de tecnología global que sirve a clientes de más de 150 países.

Sus 170.000 empleados ofrecen productos de calidad, servicios y soluciones, como baterías de plomo y ácido para automóviles, baterías avanzadas para vehículos híbridos y eléctricos, y sistemas de interiores para coches.