Liqui Moly prolonga su compromiso con la Fórmula 1 como “Patrocinador Oficial” y firma un contrato con esta competición que la vincula hasta 2022. En la mitad de todas las carreras que se celebren se verán las bandas publicitarias del fabricante de aceites y aditivos. "Nunca habíamos firmado un patrocinio tan efectivo desde el punto de vista mediático", afirma Ernst Prost, director general de la compañía. "El extraordinario alcance de la Fórmula 1 nos permite aumentar la notoriedad de Liqui Moly en todo el mundo".

Pero no se trata tan sólo del alcance. Según Ernst Prost, "la Fórmula 1 es la competición reina del automovilismo y Liqui Moly es la marca reina en aceites y aditivos. Publicitar en Fórmula 1 es una señal potente tanto para los consumidores como para los profesionales. Esto nos ayuda a destacar en un entorno mediático en el que cada vez hay más ruido de fondo".

En 2019, Liqui Moly se embarcó en la Fórmula 1. En once carreras destacó el logotipo azul y rojo a lo largo del circuito. “Un total de 1.900 millones de personas en casi 200 países siguieron estas carreras por televisión”, dice Ernst Prost, sin contar las transmisiones online, los espectadores 'in situ' y la cobertura del evento. Un promedio de 200.000 espectadores asiste a los circuitos para ver las carreras en directo y las impresiones de la Fórmula 1 en las redes sociales se acercan a los mil millones.

La Fórmula 1 es el patrocinio de mayor envergadura de la marca de aceites, pero también está presente en MotoGP, dando su nombre a la prueba de resistencia de las 12 horas de Liqui Moly Bathurst. Además, estuvo en el Campeonato de Europa de Balonmano el pasado enero y apareció también en numerosos eventos de deportes de invierno. “Esto no es un fin en sí, sino que son piedras angulares en nuestra estrategia de mercadotecnia que apoya las ventas de nuestros socios", explica Prost.

Los efectos a nivel global de este patrocinio son fundamentales para Liqui Moly. La cuota de su mercado nacional, Alemania, tiene cada vez menos peso en las cifras de facturación. "Allí disfrutamos de una posición tan afianzada que apenas podemos crecer algo más", apunta el director general. "Por eso, nuestro futuro está en el comercio internacional. Allí nos espera un potencial enorme que queremos aprovechar. Para ello, la Fórmula 1 es una herramienta esencial".