Liqui Moly, que da su nombre a la liga alemana de balonmano, amplía su compromiso con este deporte en la próxima temporada al convertirse en socio oficial de la Champions League de la Federación Europea de Balonmano (EHF). El especialista en lubricantes ocupará un lugar destacado en el pavimento de los pabellones deportivos y en los paneles multimedia.

El balonmano, junto al deporte de motor (Fórmula 1 o MotoGP), es uno de los pilares sobre los que se apoya la política de patrocinio de la empresa en el deporte de élite, con el fin de alcanzar una mayor notoriedad para su marca. Liqui Moly apoya también, entre otros, los campeonatos de atletismo y grandes eventos alpinos como la prueba de Hahnenkamm.

“El balonmano goza cada vez de mayor popularidad. Es un deporte duro, justo y pragmático. Estas características encajan a las mil maravillas con nuestra marca. Somos una marca alemana con tradición, que es sinónimo, como ninguna otra en este sector, de colaboración, confianza y honestidad”, explica Peter Baumann, director de Marketing en Liqui Moly. “El público vive los acontecimientos más de cerca en este deporte que en otros y vibra con sus equipos. Nuestra marca quiere conectar con esas emociones y beneficiarse de la imagen positiva de este deporte. Del mismo modo que la EHF también se beneficia de la excelente fama de nuestra marca made in Germany”.

La temporada comienza el 16 de septiembre de 2020 con el encuentro entre el HC Meshkov Brest de Bielorrusia y el HC Vardar de Macedonia del Norte. La final se celebrará el 13 de junio de 2021. El Barcelona será uno de los equipos en competición.