El fabricante japonés Mazda ha creado un bioplástico para las piezas exteriores del automóvil que ayudará a disminuir el impacto medioambiental, pues está elaborado a partir de plantas, por lo que reduce la utilización de petróleo y las emisiones de CO2 y compuestos orgánicos volátiles.

 

Mediante el proceso de teñido, los paneles adquieren un tono profundo y un suave acabado efecto espejo de mayor calidad que el que puede lograrse con un plástico pintado de manera tradicional.

La empresa asegura que lleva varios años desarrollando tecnologías relativas a la biomasa, siendo la primera de la industria automoción que fabrica un bioplástico de estas características, de gran resistencia y resistente al calor para las partes interiores del coche.

Ahora la marca ha conseguido fabricar este material adecuado para el exterior, también gracias a la optimización de la composición de base bioplástico altamente moldeable y duradera con los aditivos y colorantes, y la mejora de las especificaciones de moldeo.

Esto permitirá a Mazda producir piezas tan duraderas como las convencionales de plástico, con un acabado de mayor calidad y las ventajas de diseño asociados.

El material bioplástico se utilizará por primera vez para diversas piezas interiores del nuevo Mazda MX-5, que se lanzará en 2015. Mazda Biotechmaterial, nombre que recibe el material, será presentado en la exposición de tecnología ambiental Tokio Eco-Productos 2014.