Dede Norauto advierten de que, actualmente, se está ofreciendo en el mercado una recarga del gas no homologado para el uso en vehículos y basado en hidrocarburos que son inflamables. Desde la enseña indican que las instalaciones de aire acondicionado no están diseñadas para trabajar con estos gases y que, en caso de fuga, podría existir riesgo de explosión, poniendo en riesgo la seguridad de todos los pasajeros.

  1. El aire acondicionado debe revisarse siempre que no funcione adecuadamente, no enfríe lo suficiente o genere mal olor. De forma preventiva, Norauto recomienda realizar la carga de aire cada dos años, dependiendo del uso realizado, aunque aconseja revisar el sistema de climatización anualmente.
  2. No vale cualquier gas. El fabricante del vehículo es el que determina y homologa sus coches con unas especificaciones técnicas y mecánicas concretas, entre ellas, el tipo de gas que usa la instalación de aire acondicionado. El gas refrigerante del sistema de climatización más frecuente es el R134A y es el que Norauto utiliza. Se trata de un gas homologado y acorde a las características del automóvil, cumpliendo con la normativa vigente. Esto incluye el pago de la tasa de gases fluorados, a razón de 21,45 €/Kg, y para ello Norauto adquiere el gas a proveedores españoles cumpliendo estrictamente con la legalidad.
  3. La carga de gas debe ser realizada en un lugar especializado y que cumpla con la normativa vigente. Su manipulación debe ser hecha por un profesional, ya que requiere mucha prudencia y un certificado en manipulación de refrigerantes fluorados.
  4. La carga se realiza mediante una estación de carga de aire acondicionado que se programa según el modelo de coche. Esta varía según la cantidad de refrigerante y aceite de cada vehículo.
  5. Se debe recuperar el gas antiguo, así como proceder a su reciclado, algo que sólo se realiza en talleres homologados y especializados. También se recomienda control de estanqueidad y de rendimiento. Es importante comprobar previamente que no haya una fuga en el circuito, ya que en ese caso el gas recargado se perderá.