Una de las misiones de Norauto apuesta por modelos de transporte menos contaminantes como es el caso de la bicicleta eléctrica, contando dentro de su catálogo con modelos de la marca Wayscral. Durante el mes de mayo, la cadena celebra el mes de las e-bike, por lo que llevará a cabo acciones especiales en sus autocentros para dar a conocer toda la gama de bicicletas eléctricas disponibles y sus características.

Con motivo del Día Mundial de la Bicicleta, celebrado el 19 de abril, Norauto ofrece diez motivos por los que usar una bicicleta eléctrica es una buena alternativa para muchos de los desplazamientos diarios. Aunque la venta de este tipo de bicicletas sólo representa el 4% del total, es la modalidad de bicicleta que más ha crecido.

1. La bicicleta eléctrica es como una bicicleta normal pero con un motor eléctrico. Éste puede estar en la rueda trasera, delantera o en el eje de pedalier. Sin embargo, la bicicleta eléctrica ayuda en el pedaleo, por lo que no requiere de tanto esfuerzo físico.

2. Al no ser necesario realizar tanto ejercicio, es ideal para aquellas personas que no quieren hacer un sobreesfuerzo en sus desplazamientos. Esta ayuda hace que sea perfecta para subir pendientes o tramos más costosos.

3. Es perfecta para ir y volver del trabajo o realizar pequeños desplazamientos, es decir, para aquellos trayectos en los que la corta distancia hace que no sea necesario coger el coche. Está especialmente indicada para moverse por ciudad. Se puede utilizar la bicicleta eléctrica durante todo el trayecto o combinar su uso con otros medios de transporte como el metro o el tren.

4. No es necesario contar con carnet. El motor de una bicicleta eléctrica no puede sobrepasar los 25 km/h, según la legislación vigente. Además, la potencia debe ser inferior a 250W. Por este motivo, no se requiere de un permiso especial.

5. La proliferación de carriles bici en las ciudades está haciendo que coger una bicicleta sea cada vez más sencillo y seguro.

6. Al tener un bajo centro de gravedad, la conducción de una bicicleta eléctrica es mucho más estable.

7. Se puede desconectar el sistema eléctrico y utilizar como una bicicleta corriente, por lo que el usuario puede elegir si utilizar la ayuda en el pedaleo o no.

8. Se puede recargar la batería de la bicicleta en cualquier enchufe de 220v, por lo que no cuesta encontrar un lugar donde hacer la recarga.

9. Por supuesto, una de sus grandes ventajas es la escasa contaminación. No tienen tubo de escape y no emiten gases. De hecho, permite moverse por la ciudad en los episodios de alta contaminación en la que se prohíbe la circulación de determinados vehículos.

10. Su facilidad de movimiento y aparcamiento. No es necesario pagar un parking y se evitan los atascos propios de la ciudad.