Las cifras de la DGT sobre siniestralidad en 2018, aunque más moderadas que en anteriores años, muestran que 1.180 personas perdieron la vida y otras 4.515 acabaron siendo hospitalizadas a causa de las heridas recibidas en accidentes de tráfico.

Fiel a su compromiso con las víctimas de accidentes de tráfico, Tráfico Ayuda ha decidido sumarse a la campaña #PorUnaLeyJusta, por la que se solicita a los legisladores que todos los accidentes en los que se produzca una muerte como resultado de una imprudencia vayan a juicio, hecho que en la actualidad no sucede.

En concreto, la petición contempla incorporar un tercer apartado en el artículo 142 con el siguiente texto: "El que, por imprudencia leve causare la muerte de otro, será castigado con la pena de multa hasta tres meses”, añadiendo además que: “Si el homicidio se hubiera cometido utilizando un vehículo a motor o un ciclomotor, se podrá imponer también la pena de privación del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores de tres meses a 1 año".

También se pide recuperar el delito de omisión del deber de socorro, así como el endurecimiento de las penas a los infractores.

Tráfico Ayuda, desde su experiencia como especialistas legales en accidentes de tráfico, considera crucial un cambio en la legislación en este sentido, no sólo ya para poder tener una ley más justa y que otorgue una mayor consideración hacia las víctimas, sino también para contar con una base legal que permita avanzar en la prevención de accidentes.