Después de casi una década, Liqui Moly retorna al salto de esquí como patrocinador principal. “Este evento es garantía de deporte de excelencia y de presencia mediática de primer nivel", asegura Peter Baumann, máximo responsable de Marketing en Liqui Moly. A este patrocinio del deporte de invierno de la empresa le seguirán el campeonato del mundo de esquí nórdico, la copa del mundo de combinada nórdica, el campeonato del mundo de bobsleigh y skeleton, al igual que el gran slalom de esquí alpino.

Igualmente, en enero se celebra el Campenato del Mundo de Balonmano masculino, en el que participarán equipos de 24 países en Alemania y Dinamarca. “El carácter internacional de un campeonato del mundo y la presencia mediática global que aglutina son los dos motivos que nos llevan a participar en este evento”, destaca Salvatore Coniglio, director de exportación de Liqui Moly.

El colofón a la temporada lo pondrá en mayo el campeonato del mundo de hockey hielo, la mayor cita anual del deporte de invierno, en la que se incluyen disciplinas como patinaje de velocidad en pista corta. "Así aseguramos que nuestra actividad de patrocinio se mantiene al máximo nivel ininterrumpidamente y que nuestra marca difruta de visibilidad durante todo el año, incluso en la temporada de descanso para el deporte del motor", en palabras del gerente Günter Hiermaier.

La presencia internacional de la marca durante todo el año propicia el aumento de la demanda, aunque también hay invitaciones para los eventos deportivos. En palabras de Ernst Prost, director gerente de Liqui Moly, “el deporte de invierno y otros grandes eventos al margen del deporte del motor, se han convertido en piezas clave de nuestra estrategia de marketing”.