Más de 50 personas participaron en una presentación coordinada por Hella y Reynasa sobre Sistemas avanzados de asistencia a la conducción (Sistemas ADAS), que se celebró el pasado 13 de marzo en las instalaciones de Hella en Tres Cantos (Madrid). La charla se orientó a explicar la gran oportunidad de negocio que puede representar el cambio para el taller que se forme y se equipe en esta tecnología, con una amortización estimada en unos dos años.

La evolución tecnológica va a afectar a todos los talleres, principalmente a los que realizan cambio de lunas, ya que necesitarán calibrar la cámara al cambiar la luna, y a los especialistas en chapa, porque necesitarán calibrar los radares en caso de golpe. Estos sistemas inteligentes serán pronto una realidad en el 100% de los vehículos que salgan al mercado.

Durante el encuentro se anunció el hecho de que el objetivo de este avance es reducir el número de accidentes, por lo que es inevitable llegar a la conclusión de que las reparaciones serán menos, pero también más costosas. Además, se hizo hincapié en la inevitable tendencia del mercado y la responsabilidad del taller en la correcta calibración de radares y cámaras, así como en que las compañías de seguros deberán cubrir el coste de las calibraciones, al ser un trabajo prescrito por el fabricante.

El mensaje fue recibido “con éxito” por parte de los asistentes, según Reynasa, entendiendo que los que apuesten por adaptarse a esta nueva realidad del mercado tendrán “una excelente oportunidad para el futuro de su negocio”.