Los coches cada vez incorporan más elementos de confort e infoentretenimiento para sus ocupantes, pero también ganan cada vez más protagonismo los sistemas de asistencia a la conducción (ADAS). Se trata de unos asistentes automáticos que aportan seguridad a la conducción a la vez que facilitan las situaciones cotidianas de tráfico. Según un informe de la Comisión Europea, su incorporación puede salvar más de 10.500 vidas entre el 2020 y el 2030.

El nuevo SEAT Ateca 2020 incorpora nuevos asistentes para aumentar la seguridad en el segmento SUV. Por ejemplo, el Travel Assist premite adaptar la velocidad a los límites de la vía y al estado del tráfico. Apretando un botón se puede activar esta función que guía el coche dentro del carril, mantiene una velocidad de crucero segura con el tráfico precedente y, combinado con ACC predictivo, anticipa al trazado de la carretera y regula la velocidad a partir del reconocimiento de señales. Para preservar la seguridad y la legalidad, el conductor debe monitorear el sistema, mirar a la carretera y tener las dos manos en el volante.

Por su parte, el sistema Trailer Assist del SEAT Ateca 2020 ofrece una ayuda extra en el caso de que el nuevo vehículo lleve un remolque de gran tamaño, como es una caravana. En el caso de que se quiera maniobrar hacia atrás, el Trailer Assist ayuda en tan solo tres pasos: seleccionar la marcha atrás, apretar el botón de ayuda al estacionamiento y, mirando a través de la cámara trasera, regular el retrovisor exterior hacia el lado donde se quiere orientar.

seat ateca 2020 adas 2

Para evitar accidentes, el nuevo modelo también ha integrado el asistente de emergencia: en el caso de que el vehículo detecte que el conductor no interacciona con el volante durante unos segundos, primero enviará señales sonoras y visuales para buscar una reacción y hasta hará un amago de frenado. Si no hay respuesta, el asistente encenderá los intermitentes y reducirá la velocidad hasta detener el coche sin salirse del carril.

Cuando el accidente es ya inevitable, lo más importante es procurar la protección de los ocupantes del vehículo. Para ello, se ha creado el asistente pre-colisión del nuevo Ateca. Ante un potencial riesgo de colisión, los sistemas a bordo trabajan conjuntamente y preparan el vehículo para un hipotético impacto. “Activa las luces de emergencia, tensa los cinturones de seguridad reversibles y cierra las ventanas para paliar las consecuencias de un accidente”, explica Marc Seguer, responsable de ADAS de SEAT.

De cara al futuro, estos asistentes ponen los cimientos en lo que algún día será el coche autónomo. De momento, se centran en satisfacer las necesidades del conductor. Según indica Seguer, “trabajamos con un flujo progresivo siguiendo el pensamiento del conductor desde que entra hasta que sale del coche, para encontrar así la mejor manera de asistirlo en todo el proceso de la conducción”. Se prevé que el conductor pueda dejar de prestar atención a la conducción y que incluso no haga falta que esté presente: el coche será su propio conductor.