La Policía Nacional ha detenido en el barrio de El Real de Melilla a dos individuos, de 26 y 36 años de edad, como presuntos autores de ocho delitos de estafa después de descubrir que uno de ellos manipulaba los vehículos desde su parte inferior, y el otro se ofrecía para repararlos en un taller cercano de su propiedad. Según informa La Vanguardia, citando fuentes de Europa Press, los dos individuos cobraban un total de 2.800 euros por reparaciones de averías que, presuntamente, ellos mismos provocaban.

La investigación se remonta al 22 de septiembre de 2017, cuando un conductor que había estacionado su vehículo en la calle se encontró al regresar con que el coche no arrancaba. Al poco tiempo se le acercó un individuo diciéndole que era mecánico, propietario de un taller y de una tienda de repuestos para automóvil, y que podría ayudarle a solucionar el problema. El conductor pagó una factura de 911 euros y recuperó su vehículo reparado esa misma tarde. Este ciudadano fue el primero de otros siete casos de conductores afectados, todos ellos por averías en sus automóviles que fueron posteriormente reparadas en el mismo taller.

Según han podido averiguar los policías del GDU, los detenidos actuaban coordinadamente y de forma prácticamente simultánea. Primero, uno desconectaba el cable del sensor del árbol de levas, manipulando este componente al que accedía desde debajo del coche. Poco después, el otro se ofrecía amablemente para llevar a cabo la reparación de la avería en un taller cercano de su propiedad.

Todos los vehículos manipulados son de la marca Hyundai, modelos GETZ e I-30 Wagon. Los investigadores del GDU no descartan que se reciban más denuncias de conductores relacionadas con este caso.