La Policía Local de Poio está investigando el vertido de aproximadamente cien neumáticos en diferentes puntos del municipio. Las sospechas recaen sobre los talleres ilegales que no pagan las recogidas de ruedas, por lo que se investiga para localizar a los responsables y proceder a denunciar por una infracción contra el medio ambiente.

Otra de las hipótesis que baraja la policía es que se trate de algún taller legal que pudo quedarse con el dinero cobrado por el reciclaje y después se deshizo de los neumáticos en el monte para lograr mayores beneficios. Por el momento se han localizado seis lugares concretos de vertidos, en el Camiño da Bouza, en el Camiño Moreira y en el Camiño Cerrada, próximos todos a Fragamoreira, según informa El faro de Vigo.

La Policía Local advierte de que las sanciones por tirar residuos o escombros en el monte o en un río, como fue uno de los casos que se recogen, las sanciones oscilan desde los 3.000 hasta los 100.000 euros. Esta recogida tiene un coste elevado para el Ayuntamiento, ya que las ruedas tienen que depositarse en un gestor autorizado.