Las transferencias de vehículos usados crecieron un 13,2% en octubre respecto al mismo mes del año anterior, hasta situarse en las 178.233 unidades, según datos de la consultora MSI para Faconauto. En el acumulado del año, las ventas suman ya 1.576.395 unidades, lo que supone un incremento del 12,8% en comparación con los diez primeros meses del ejercicio pasado. De seguir esta progresión, el año cerrará en más de 1,9 millones de unidades comercializadas.

El protagonismo del mercado sigue correspondiendo a los usados jóvenes de cero a tres años, cuyas transferencias crecieron un 52,8% en octubre. Este dato vuelve a mostrar, según el análisis de Faconauto, que los compradores tienen muy presente estos vehículos a la hora de resolver su movilidad; de hecho, el 53% de los visitantes de un concesionario que piensan en adquirir un coche nuevo estaría dispuesto a cambiar de idea para comprar un usado de menos de cinco años. De ellos, el 56% lo haría si pudieran adquirir un “kilómetro 0”.

Pese a esto, la mayor parte de las operaciones (56,6%) se las apuntaron los coches con más de diez años, que se incrementaron un 14,6% el mes pasado. El único tramo de edad que ve caer en octubre sus transferencias (-9,4%) es el que va de seis a diez años, debido a que falta stock, y coincidiendo con el bajón de matriculaciones que sufrió nuestro país en los peores años de la crisis. Con estos datos, la media de edad del mercado de ocasión se sitúa en 11,2 años.

En cuanto a los canales de venta, los concesionarios acaparan ya el 20% de todas las transferencias de vehículos usados y experimentan un crecimiento del 14,1% en el mes respecto a las cifras de hace un año. Por su parte, el canal de compraventas genera el 14% de las ventas, que crecen un 9,8%. En cualquier caso, los particulares generan el 49,2% de las operaciones, incrementándose un 10,3%.

“Los concesionarios están comprendiendo la importancia que tiene su departamento de coches usados para la buena marcha del negocio”, comenta Raúl Morales, director de Comunicación de Faconauto. “De ahí, que cada vez se profesionalicen más y que cada vez ganen más peso en este mercado, en un proceso que nos parece imparable y que se está viendo favorecido por la buena percepción que los compradores tienen de los vehículos usados más jóvenes, de hasta cinco años, como alternativa al nuevo”.