El grupo asturiano Baldajos, fabricante y distribuidor de neumáticos, da el salto al mercado nacional con la compra de cuatro centros de servicio en Irún (Guipúzcoa), Zaragoza, Barcelona y Salamanca, operación que le permitirá duplicar su facturación y nivel de empleo.

Las nuevas instalaciones de Baldajos, compañía dirigida por el luanquín Alejandro Díaz, operaban hasta el momento bajo la denominación FST, del grupo Bridgestone.

El grupo considera que los centros son "fundamentales" para dar servicio a las principales arterias del transporte nacional y las salidas por carretera para el resto de Europa. En este sentido, Baldajos no descarta nuevas adquisiciones durante los próximos meses para reforzar su expansión.

La empresa disponía hasta ahora de centros ubicados en Asturias y la fábrica Recauchutados del Cantábrico, ubicada en Langreo. Tras esta expansión, la plantilla pasará de 50 a 100 empleados y la facturación se duplicará, hasta superar los 20 millones de euros anuales.