Un 40% de los talleres de reparaciones que operan en Baleares son ilegales, según el presidente de la patronal Aberan, Julio González, que durante estos días mantiene contactos con las asociaciones de consumidores para dar a conocer este problema en las islas, informa el Diario de Ibiza.

Desde la Consejería de Trabajo e Industria del Gobierno Balear señalan que las inspecciones realizadas durante los tres últimos ejercicios han dado pie a la apertura de 214 expedientes sancionadores contra instalaciones en las que se incumplía la ley, con 29 casos en las que éstas han sido cerradas.

González lamenta la proliferación de talleres ilegales y subraya los problemas para combatirlos, dado que, muchos de ellos, se encuentran en propiedades privadas en las que los inspectores tienen problemas para entrar. De acuerdo al responsable, estas instalaciones incumplen la normativa en aspectos tan sensibles como los relacionados con la contaminación medioambiental a la hora de tratar los residuos que generan. Además, ofrecen al cliente precios más económicos pero nulas garantías sobre el resultado final de la reparación.

Desde Aberan han presentado unas 170 denuncias en los últimos dos años contra este tipo de instalaciones, especialmente numerosas en el caso de Palma, donde se ha llegado a detectar la existencia de un taller ilegal de pintado en un chalé.

Las Direcciones Generales de Industria y Consumo mantienen contactos con los representantes de la organización empresarial, con el compromiso de luchar contra el intrusismo. En concreto, desde Industria destacan la apertura de 214 expedientes sancionadores en tres años, de los que 29 se han saldado con el cierre del local y 78 con la regularización de la actividad, mientras que los 107 restantes siguen en fase de tramitación.